ICAL ejecutará programa de prevención de la violencia de género relacionada con la escuela en Lo Espejo

Publicado en Ago 4, 2017 - 8:19pm [1.162 lecturas] .

El Fondo Nacional de Seguridad Pública 2017, de la Subsecretaría de Prevención del Delito del Ministerio del Interior, adjudicó a Ical este importante proyecto que elaboró el Área de Desarrollo Social. Postularon al fondo 855 proyectos a nivel país siendo adjudicados 87, de esos sólo 13 corresponden a fundaciones, universidades y ONGs.

Con una inversión total de $3.104.513.472, la Subsecretaría Prevención del Delito dio a conocer este martes los 87 proyectos que resultaron ganadores del Concurso 2017 del Fondo Nacional de Seguridad Pública, dando cobertura cada una de las 15 regiones del país.

El Concurso 2017 del Fondo Nacional de Seguridad Pública se caracterizó por una mayor eficiencia y rapidez en el proceso de evaluación y selección de los proyectos, que como en todos los concursos anteriores fueron transparentes y públicos en cada una de sus etapas.

Los criterios de selección y asignación de los recursos fueron validados por un jurado compuesto por expertos ligados al tema de seguridad pública,  y representantes institucionales de la Subsecretaría de Prevención del Delito.

Fundamentos:

En el año 2015 el Consejo Ejecutivo de la UNESCO resolvió elaborar una “Hoja de ruta para prevenir la violencia de género en el entorno escolar y luchar contra ella” (197 Ex/14; 2015), la decisión es el eco de una serie de encuentros internacionales de organizaciones de la sociedad civil e instituciones públicas que alarman sobre la necesidad de tomar medidas urgentes al respecto; la Declaración de Incheón, aprobada en el Foro Mundial sobre la Educación 2015 (Incheón, mayo 2015); las recomendaciones de ONU-Mujeres y la Iniciativa de las Naciones Unidas para la Educación de las Niñas (UNGEI); el Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo (GEM) y el marco otorgado por los Objetivos de Desarrollo Sostenible -suscrito por nuestro país- en su objetivo “4.a” han servido de base para la elaboración de una Orientación Global para abordar la Violencia de Género relacionada con la Escuela, (VGRE).

El informe CEPAL – UNICEF “Las violencias en el espacio escolar” (Trucco e Inostroza; 2017) concluye que en el marco de la ampliación de la matricula y la integración de nuevas realidades socioculturales al sistema escolar: “la resolución violenta de conflictos es un fenómeno bastante extendido en los diversos espacios de interacción social en los países de América Latina. Esto incluye a las instituciones educativas de manera generalizada y afecta a niños y niñas de todas las clases y grupos sociales.” No obstante el informe da cuenta de

la invisibilización de la perspectiva de género en la caracterización de la violencia escolar: “Esto puede remitir por una parte, a una limitación del instrumento de medición, que no incorpora ciertos indicadores más sensibles a los tipos de violencia enfrentados en particular por las niñas; a una normalización de prácticas violentas dirigidas predominantemente hacia las niñas…”. En el contexto latinoamericano, en 2013, Chile muestra tasas en torno a la media regional en materia de violencia escolar –lo que resulta preocupante-, casi el 90% de los niños de tercer grado y un 79% en sexto grado afirma que “siempre y a veces” existen burlas entre compañeros. Según el mismo estudio, quienes más perciben la violencia en Chile son caracterizados como “niños”, que “trabajan” y

pertenecen a grupos socioeconómicos “bajos” y estudian en instituciones “públicas”; esto se condice con la percepción que tienen las familias sobre la “presencia de mayor nivel de acciones protectoras en el entorno social de la escuela” que se materializa en “niños” de instituciones “públicas” de carácter “urbano” y “rural” (Trucco e Inostroza; 2017).

En la comuna de Lo Espejo las cifras son preocupantes, si las situamos en el contexto nacional y regional; según los resultados del SIMCE 2016 los liceos dependientes del Departamento de Educación Municipal se concentran en su mayoría  estudiantes  de  grupos  socioeconómicos  (GSE)  bajos.  En  el  Liceo Polivalente de Lo Espejo los indicadores de desarrollo personal y social, en materia  de  clima  de  convivencia  escolar  están  -1  punto  promedio  bajo en comparación con otros establecimientos del mismo GSE (71 puntos), bajando 2 puntos respecto de 2015; si se desagrega el indicador por dimensiones podemos notar que existe una disminución de -5 puntos en los ámbitos de “ambiente de respeto” y “ ambiente seguro”, elementos fundamentales para el desarrollo de ambientes escolares idóneos para el proceso de enseñanza-aprendizaje. En el Liceo Teniente Francisco Mery Aguirre los indicadores de desarrollo personal y social, en materia de clima de convivencia escolar están -2 puntos promedio bajo en comparación con otros establecimientos del mismo GSE (70 puntos), bajando sin variaciones respecto de 2015; si se desagrega el indicador por dimensiones podemos notar que existe una disminución de -3 puntos en “ambiente de respeto” y   -1   punto   en   la   dimensión   “ambiente   seguro”   en   comparación   con establecimientos de GSE similares. En el Centro Educacional José María Caro los  indicadores  de  desarrollo  personal  y  social,  en  materia  de  clima  de convivencia escolar están -6 puntos promedio bajo en comparación con otros establecimientos del mismo GSE (66 puntos), mostrando un aumento de +1 punto respecto de 2015; si se desagrega el indicador por dimensiones podemos notar puntaje similar a otros establecimientos de GSE similares en “ambiente de respeto” (-2 puntos) y un preocupante -10 punto en la dimensión “ambiente seguro” en comparación con establecimientos de GSE similares.

El proyecto:

Este busca diagnosticar y desarrollar aspectos vinculados al liderazgo escolar; identificación y generación ambiente y entorno seguro en la escuela; incorporar elementos en el curriculum que desarrollen miradas integrales y prácticas democráticas con énfasis en las perspectivas de género junto con espacios co-curriculares que potencien estás prácticas e instalen capacidades en los grupos de pares; generación de códigos éticos y de conducta que permitan establecer protocolos conocidos por la comunidad y respuestas institucionales a las situaciones de VGRE; y el desarrollo de asociatividad y una red de actores que contribuyan compartiendo las pautas, protocolos y prácticas. Cuenta con el patrocinio de la I. Municipalidad de Lo Espejo y el compromiso de la Dirección de Educación Municipal de la comuna; la Oficina de la Mujer; Oficina de la Juventud; OPD y el Plan Comunal de Seguridad. Además de organizaciones de la sociedad civil MUMS y CONES.

Área de Desarrollo Social

Instituto de Ciencias Alejandro Lipschutz

Leave A Response