Nuevos enfoques para la recuperación de la Educación Pública

Publicado en Nov 15, 2013 - 6:11pm [1.166 lecturas] .

Como se sabe, la imposición del modelo neoliberal trajo un cambio en el rol del Estado en su relación con la sociedad. Desde aquel momento se decretó entonces que ese órgano de poder no interviniera en los asuntos que tenían que ver, entre otros, con los intercambios de bienes y servicios entre particulares, reservando la acción pública para contribuir a concentrar la riqueza en manos del gran empresariado nacional y transnacional.

No obstante, el caso de aquellos individuos, grupos o instituciones de la llamada sociedad civil, carentes de las condiciones mínimas para desempeñar sus tareas esenciales de subsistencia o funcionamiento; el modelo ha tolerado la acción estatal mediante intervenciones focalizadas, en suplencia de lo que debiera ser resuelto “normalmente” mediante una relación directa entre privados.

Así nació la llamada acción “subsidiaria” del Estado, que fuera posteriormente elevada a la categoría de principio de acción pública en tiempos neoliberales, es decir, hasta hoy.

La focalización que conocemos ha significado apoyo intensificado pero acotado y transitorio a sus beneficiarios, llamado a operar solo mientras estos alcanza un mínimo nivel para entrar a competir al “mercado libre” de los intercambios, es decir, incorporarse a “la forma correcta de vivir”.

Esa práctica de focalización de la acción pública, derivada del mencionado principio de subsidiariedad,  ha sido ejemplo de la actitud renuente del Estado frente a las que debieran ser sus tareas de compromiso efectivo con el desarrollo social y el bien común.

Llevado a la educación

La focalización se ha apreciado hasta el presente como ayuda de circunstancia para establecimientos educacionales que han sido catalogados como de “bajos logros” por el abusivo de sistema de medición de aprendizajes imperante en el país y que como se sabe, resulta incapaz de captar complejidades en procesos pedagógicos que, mal supone, se encuentran controlados en forma y fondo por la institución escolar.

En el ideal de la visión focalizadora del apoyo a las escuelas, definido por el modelo,  el óptimo del desempeño de estas debiera llevarlas a la autonomía  en su gestión pedagógica para así competir libremente con otros establecimientos para ganarles las matrículas que se supone, erróneamente,  están flotando en el mercado educacional para ser capturadas por el establecimiento mas apto.

Este ha sido el paradigma dominante -y fracasado- que hemos sufrido por años en Chile, en abierta oposición con la idea de sistema escolar incluida en el Programa de Gobierno de Michelle Bachelet.

En este se entiende que toda la educación pública hará esfuerzos compartidos y coordinados para avanzar hacia su mejoramiento integral, constituyéndose así en un verdadero sistema escolar.

El sistema educativo que debe surgir o resurgir en Chile no puede dejar en pié la “focalización de mercado” que hemos conocido y reseñado,  pues ella no resulta compatible con la recomposición de un Sistema de apoyo y ayuda mutua entre establecimientos escolares que, liderados por el Ministerio de Educación, se desempeñan co-responsablemente en su compleja labor formativa y de derecho social.

En ese marco será necesario un nuevo tipo de focalización de acciones de apoyo a las escuelas y liceos del país dentro de Programas destinados a la  atención universal del sistema educativo y ya no más como una simple y mezquina maniobra de preparación de los establecimientos educacionales para competir por la matrícula escolar.

Por

Fernando Flores, Magíster en Educación.

Leave A Response