¿Quién tiene la responsabilidad de garantizar la salud pública en Chile?

Publicado en ago 7, 2013 - 1:00pm [624 lecturas] .

Después del paro de actividades de los trabajadores de la Recolección de la Basura, ha quedado claro, una vez más, que para el Gobierno de Piñera no es el Estado. Tanto sus Ministros del Trabajo y de Salud lo delegaron a los privados, simplemente dijeron que la situación de las malas condiciones laborales y salariales de  estos trabajadores, tenían como responsables a las Empresas Contratistas y a los Municipios, y por tanto la emergencia sanitaria ocasionada por la justa movilización de estos trabajadores, quedaba en mano de normativas, multas, represión, dimes que te diretes, pero el Estado nada.

La externalización de los servicios municipales, proceso que se inició durante la dictadura y que continuó después en los años de la Concertación y subsiguientes el desmantelamiento de los municipios de sus obligaciones principales, es decir, de aquellas que nunca debió abandonar como organismo del Estado descentralizado, hicieron de la comunidad, los primeros afectados del nuevo rol subsidiario del Estado otorgado por la Constitución de Pinochet y Guzmán. Abaratar los costos en los Municipios, profundizar la desigualdad entre Municipios ricos y menos ricos  y hacer de estos gobiernos locales una fuente de negocios y de lucro legal, pasó a ser el modelo a seguir. Educación, Salud, Servicios y  Seguridad son un gran negocio para algunos, que se ha regulado y normado con variados sistemas llamados eufemísticamente, de “Transparencia y Probidad”, “Portal de Compras” y otros, como por ejemplo: las propias licitaciones para la Recolección de la Basura.

La verdad es que estos sistemas de subcontratación son nefastos para los trabajadores, los esclaviza, los precariza y los deja en la más absoluta indefensión, el mandante que es el Estado queda absolutamente invisible, lo cual sabemos hace ya muchos años. En esto la comunidad es invisible, nadie le pregunta, siendo en la cadena de eventos la más afectada.

Pero este paro puso en la discusión pública dos nuevos temas:

1.- Lo que ocurre con el servicio de Recolección la Basura donde se ha mantenido como responsabilidad de las Municipalidades, a través de Camiones propios y de funcionarios municipales protegidos por el nunca bien ponderado, Estatuto Administrativo de Funcionarios Municipales.

2.- La Salud Pública como un derecho de los/as chilenos/as, garantizado por el estado, ante una emergencia sanitaria.

La Municipalidad de Santiago es una de las pocas que mantiene la recolección de la Basura como servicio municipal, con trabajadores con derechos claros y establecidos, con carrera funcionaria, sujetos a capacitación, procesos de calificación anual, sumarios, a escalafones con grados, con sueldos acorde a esos grados, posibilidades de ascensos, con turnos y horarios, con  beneficios salariales y de asignaciones ganados cada año por al sector público, como también, están sujetos a la protección que otorga la Ley 16.744, en relación a los implementos y ropa de trabajo, lugares en  condiciones de higiene con  baños y duchas disponibles. Se ha luchado por mantener esto, ya que han sido muchos los intentos de varios alcaldes que han pasado por Santiago, so pretexto, de mejorar los sueldos de los trabajadores actuales, han intentado privatizar el servicio. No lo hemos permitido, los trabajadores sabemos que los cantos de sirena sólo conducen a la precariedad y se han puesto siempre a la cabeza de las luchas, que hemos tenido en los últimos años, en contra de la aplicación del actual artículo 121 de la Constitución, que permite no sólo privatizar los servicios municipales, sino que también termina con la Carrera Funcionaria.

Aún faltando mucho por convertir esta actividad laboral en un trabajo mas digno y mejor remunerado -es claro que lo obtenido después de arduas luchas, paros y tomas del municipio, además de  confrontaciones con los distintos Alcaldes de turno en Santiago-, los funcionarios de Aseo de esta Municipalidad se encuentran mil veces mejor que las paupérrimas condiciones laborales de los recolectores del mundo privado, de los trabajadores esclavizados por los negociantes de la basura.

La mayoría de los Municipios, tienen sus servicios externalizados, subcontratados, licitados y han aprobado según ley y costumbre la propuesta más barata. ¿Ha existido negligencia en la fiscalización, de las empresas? Sin duda, pero dentro del modelo privatizador, da lo mismo. Lo que, les ha  importado, es que el servicio sea un negocio, cueste poco y que el derecho a un trabajo decente sea una quimera. La persecución a los alcaldes a través de los sumarios sanitarios, no deja de ser  un chiste, son acciones mediáticas, de parte del Gobierno con el objetivo de mostrar preocupación y así, de un modo mediocre, salvar su responsabilidad de garantizar la Salud Pública.

La Recolección de la Basura no puede quedar en manos de privados,  debe devolverse debidamente presupuestada a las Municipalidades. Es el momento, de empujar por una recolección de basura responsable, con vertederos que formen parte de un plan  ecológico regional, donde las comunas, los trabajadores sean parte del proyecto integral de recolección de  desechos, que involucre a todos los actores locales. Lo cual terminaría con trabajadores esclavos, con el negocio de la Basura y con comunas vertederos.

 

Por

María Eugenia Puelma A.

Ex Presidenta de la Asociación de Funcionarios de la I Municipalidad de Santiago.

Agosto 2013