Tribunales del Trabajo: Mercantilización de derechos fundamentales de los trabajadores

Publicado en Jul 26, 2013 - 6:35pm [3.197 lecturas] .

Por

Katia Molina, Socióloga

Encargada del Área Laboral, ICAL

La institucionalidad laboral que se requiere  cambiar -no sólo  refiere al Código del Trabajo-, sino que involucra el entramado en que las relaciones laborales se desarrollan, es decir, también considera  instancias como la Dirección del Trabajo,  su manera ad hoc de fiscalizar, y  la justicia en el ámbito laboral.

Después de  años de un diagnóstico negativo sobre la justicia laboral,  expresado en  el consenso   entre  los actores del sistema, que la definieron como   “inoportuna, lenta, formalista e ineficaz”, la   “nueva justicia  laboral” entró en funcionamiento el año 2009.

La reforma consistió en la creación de   tres  leyes,   referidas tanto a aspectos orgánicos, como a la justicia laboral y previsional:

–         la ley N° 20.022,  crea los Juzgados de Cobranza Laboral y Previsional y los nuevos Juzgados de Letras del Trabajo.

–         la ley N° 20.023, que modifica la ley 17.322, sobre normas para la cobranza judicial de cotizaciones, aportes y multas de las instituciones de seguridad social y

–         la ley N° 20.087, que modifica el procedimiento del juicio del trabajo.

Los objetivos fueron: “Brindar un mejor acceso a la justicia y posibilitar la efectividad del derecho sustantivo, de tal forma que la  justicia proporcionada sea eficaz y oportuna. Además busca la Agilización de los juicios  del trabajo, la Modernización del sistema procesal laboral, la Configuración  del proceso laboral como un instrumento de pacificación social;  también Potenciar el carácter diferenciado del procedimiento laboral, del sistema procesal civil; y  Diseñar un  modelo concreto de tutela de los derechos fundamentales en el seno de las relaciones laborales.”[1] Esto se consideró un avance significativo de la nueva legislación.

Pero,  ¿qué ha sucedido con la reforma a la justicia laboral en este ámbito? Al revisar datos  sobre la  tutela laboral de los Juzgados del Trabajo en la ciudad de Santiago[2],    observamos lo que ha ocurrido con  la implementación de la ley. Los antecedentes que se examinan,  consideran el periodo que va  desde el 31 de septiembre del 2009  al 30 de junio del 2012,  constatan que ingresaron a los tribunales del trabajo 22.412 causas laborales y 1.462 causas de acción tutelar, estas  equivalen al  5,89% del total  de causas ingresadas.

No debemos olvidar que el Procedimiento de Tutela Laboral, se aplica respecto de los conflictos ocurridos durante la vigencia de la relación laboral por aplicación de las normas laborales que afecten los derechos constitucionales de los trabajadores;además de incluir la protección del trabajador en el caso de represalias del empleador o garantía de indemnidad.  Asimismo, se aplica a las prácticas antisindicales o desleales y prácticas desleales en la negociación colectiva. También, se amplió  a los casos de discriminación por desigualdad de trato, en relación  a la  remuneración entre trabajadores hombres y mujeres

  • Del total de tutelas presentadas, en  el 58% (764 causas) se produce conciliación[3].
  • Y sólo en el  24% de estas (319 causas) se dictamina sentencia.

Surgen algunas preguntas sobre estos antecedentes,  ¿es posible mediar un derecho humano fundamental?

A esto debe sumarse la reducción sostenida que ha tenido la acogida de las tutelas laborales en los tribunales del trabajo.  Al observar los  datos de los tres años consecutivos, observamos que:

  • En el año 2009 se acogieron el 53,1% (17 causas)  y se rechazaron el 46% (15 causas) de las tutelas laborales.
  • En el año 2010 se acogieron el 24,4%   y se rechazaron el  74,4%  de las tutelas laborales.
  • En el año 2011 se acogieron el 23,6%  y se rechazaron el  74,8%  de las tutelas laborales.

Al parecer existe una dificultad en el trato que se debe hacer de los derechos fundamentales que los trabajadores tienen y deben hacer exigir. Los jueces no alcanzan a distinguir la magnitud de un derecho fundamental y los tratan como un incumplimiento más. Es decir, no le reconocen la importancia y cuando se enfrentan a ello sólo tratan de llegar a conciliación, de esta forma mercantilizan un derecho que es irrenunciable y el cual tiene reconocimiento internacional, a través de convenios y cartas de derecho fundamental a nivel mundial.

Consultados algunos abogados dedicados exclusivamente a denunciar la vulneración de derechos fundamentales, existe consenso que si bien la ley exige “indicios” de vulneración, en general los tribunales exigen a los trabajadores “plena prueba” lo que desvirtúa este procedimiento, en definitiva. “No hay peor desigualdad que tratar como iguales, a quienes por naturaleza son desiguales”, nos señalan.

De esto se desprende la importancia  de la transformación de la institucionalidad laboral, develando el continuo ideológico neoliberal que la permea. El que no  reconoce derechos sólo libertades, y que exacerba el  individualismo al máximo.

Avanzar en transformaciones, implica contar con tribunales del trabajo que aborden los derechos fundamentales en ese rango, pero además contar con una Dirección del trabajo que cumpla con la fiscalización sobre las empresas;  esto es lo mínimo que se debe hacer.

La lucha también es contra la naturalización de este estado de cosas y la indolencia permanente. No hay  que olvidar que el trabajo nos sigue constituyendo como seres humanos, por eso es vital considerar su centralidad y la forma en que lo desarrollamos diariamente, de esto dependerá nuestra felicidad.


[1] La Reforma a la Justicia Laboral Chilena en la Experiencia Reciente. Patricio Mella Cabrera- Rodolfo Walter Díaz. 2012

[2] Se consideraron los dos Juzgados del Trabajo de Santiago que son los que abarcan la mayor cantidad de estos juicios a nivel nacional ; cada uno de ellos integrado por 13 magistrados

[3] Se aplica el Art. 453, En la audiencia preparatoria se aplicarán las siguientes reglas: Terminada la etapa de discusión, el juez llamará a las partes a conciliación, a cuyo  objeto deberá proponerles las bases para un posible acuerdo, sin que las opiniones que emita al efecto sean causal de inhabilitación. Producida la conciliación, sea ésta total o parcial, deberá dejarse constancia de ella en  el acta respectiva, la que suscribirán el juez y las partes, estimándose lo conciliado  como sentencia ejecutoriada para todos los efectos legales

2 Comments so far. Feel free to join this conversation.

  1. JOSE 27 julio, 2013 at 12:23 - Reply

    En todas las cosas siempre hay un truco y nada en Chile es lo que se promete y el gran responsable de esto es la clase trabajadora que no quiere organismo de clase obrera y ES MUÍ PERSONA LISTA en otra y EL responsables son las centrales sindicales dirigidas por puros oportunistas y corruptos como en la CUT ,CAT, UNT QUE DE LAS TRES NO SE ASE UNA EN DEFENSA DE LOS TRABAJADORES EN CHILE.TODO ESTO INDICA QUE EN CHILE FALTA DEMASIADO PARA TENER UNA REFORMA LABORAL DE VERDAD…..

  2. Leopoldo Valdivia Ramírez 28 julio, 2013 at 1:09 - Reply

    Doy fe de lo que se dice, todos los jueces pro-empresas que son mayoría solo buscan acuerdos entre empleadores y trabajadores, ejemplo: Insisten en terminar en la audiencia preparatoria el juicio de los trabajadores en contra de los empleadores, pero si es al contrario, por desafueros no reciben las pruebas de los dirigentes aforados. Fui desaforado por un juez que lleva el almuerzo desde la casa y una juez poco ética.

Leave A Response