El Paro Municipal y la crisis del municipalismo

Publicado en Jun 7, 2013 - 1:32pm [4.675 lecturas] .

Hemos afirmado como ICAL la necesidad de generar una Reforma Fundacional del Municipio en Chile. El proyecto de Ajuste o de Modernización Municipal del gobierno en su tramitación devela la profunda crisis del municipalismo en Chile. Hoy, con la derecha en el gobierno, la disputa se centra en rechazar a los anclajes neoliberales que la derecha pretende dejar de herencia de su mandato. Por ello, se requiere oponerse el proyecto de “modernización” municipal propuesto por el gobierno.

La discusión y movimiento que se ha generado en torno a la propuesta de ley enviada por el gobierno, que busca reformar –desde una lógica neoliberal- algunos aspectos de la gestión, organización y transparencia en el municipio, da cuenta de que el mundo municipal chileno no goza de buena salud. Sabido es el quiebre y problemas que se generaron en el reciente Congreso de la Asociación Chilena de Municipios, donde alcaldes y concejales de derecha amenazaron con quebrar la organización al sentirse desplazados de la co-conducción del ente, a pesar de ser minoría respecto a la oposición. Por su parte, las dificultades -ya históricas- de financiamiento, atribuciones y capacidades instaladas, generan  un complejo cuadro para que el municipio pueda concebirse de forma real como un espacio de gobierno y no de administración comunal.

Esta semana se han producido situaciones que nos deben llamar a reflexión y alerta en torno al calor del debate que se ha propiciado en el parlamento, a propósito de la suma urgencia que ha puesto el ejecutivo para despachar el proyecto de Ley en cuestión. Inicialmente la Comisión de Gobierno Interior debía sesionar el día martes 4 a las 18 horas. Para facilitar la aprobación se requiere el apoyo de los funcionarios municipales, ya que ciertos aspectos propuestos se refieren en forma directa a demandas históricas de los funcionarios, como la carrera funcionaria y la ampliación de plantas, entre otros

En este contexto, el proyecto generaba rechazo por parte de los funcionarios, cuestión que la ASEMUCH recogió. El acuerdo de la asociación era el paro municipal para el día 4, de forma de presionar por el rechazo del proyecto. Cerca de 60.000 funcionarios convocados a una movilización de carácter nacional no era un buen escenario para el ejecutivo, ni para el futuro del proyecto. De forma inesperada la sesión fue finalmente convocada para el lunes 3, en Santiago. En esta la Comisión de Gobierno Interior finalmente rechazó algunos de los puntos importantes para los funcionarios, como aquel destinado al aumento del porcentaje de personal a contrata, que además le asignaba funciones directivas y de jefatura; también la concursabilidad de los cargos directivos por la Alta Dirección Pública. A su vez, se aprobó el articulado referido a las capacitaciones municipales, cuestión que si bien fue apoyada por la ASEMUCH, es cuestionable en tanto centraliza un sistema de capacitación en la Subdere. A todo ello, se sumó el acuerdo de instalar una mesa de trabajo para avanzar en la homologación del  PMG, que aborda históricas demandas salariales. Cuestión esta bastante relativa, pues no asegura el éxito de las negociaciones que se aborden en dicha mesa.

En este cuadro la ASEMUCH bajó el paro, cuestión que provocó la molestia de distintos sectores de funcionarios, que veían la necesidad de mantener la movilización como estrategia de presión que asegure el rechazo del proyecto. Ello constituye el punto más complejo, en tanto nada de lo supuestamente logrado con la Comisión este Lunes, asegura que el proyecto no será votado en la cámara de acuerdo a los intereses de los propios funcionarios, como de otros actores del mundo municipal. En este escenario se enfrenta la amenaza de que el proyecto entre a la sala y sea finalmente aprobado de acuerdo a los objetivos iniciales del gobierno, con una asociación de funcionarios cooptada por el ejecutivo.

Ante ello, urge la movilización para que este proyecto se posponga y sea discutido en otro escenario político, probablemente con un nuevo ejecutivo, más proclive a cambios sustantivos en materia municipal. Se requiere, entonces, de la articulación de los distintos actores del mundo municipal, en particular de un rol activo de alcaldes y concejales que están por una Reforma Municipal real, para lograr apoyo transversal de los parlamentarios de oposición, y orientarse de tal forma a la democratización y fortalecimiento del municipio en su rol de promover desarrollo, participación y buen vivir para sus comunas.

Por

Claudio Rodriguez

Encargado de Área Desarrollo Local, ICAL

 

Leave A Response