Los estudiantes – trabajadores del discurso de Piñera.

Publicado en May 2, 2013 - 9:13pm [1.832 lecturas] .

Katia Molina. Encargada Área Laboral. Ical

El discurso de Piñera en el marco de la conmemoración del día de los  trabajadores  y trabajadoras -y no del Trabajo, como repitió hasta el cansancio-, da cuenta en forma clara y precisa de los elementos centrales del modelo capitalista en la fase neoliberal que opera en Chile. El mundo del trabajo sólo ha significado  la ampliación de la valorización y la búsqueda de mayor plusvalía por esta nueva generación de empresarios, que aspiraran siempre a mayores tasas de ganancia en desmedro de los trabajadores y sus derechos.

Me detengo en uno de los 5 Proyectos de Ley que mandará el ejecutivo al Congreso, que está referido a los jóvenes, pero en su multifuncionalidal, es decir el estudiante que trabaja.  Es así que Piñera  plantea: “Para compatibilizar mejor el trabajo con los estudios […] crearemos un contrato especial para estudiantes de educación superior que quieran trabajar”

Lo anterior, evidencia que nuestra sociedad es una sociedad sin derechos, donde se entrecruza la lucha por el derecho a la educación que levanta el movimiento estudiantil, por educación gratuita de calidad,  el fin al lucro, y la falta de protección y  la carencia del derecho al trabajo.

Pensamos que los jóvenes deberían tener la oportunidad de  preocuparse sólo de  estudiar, es decir tener derecho a la educación, pero esto no es reconocido en nuestro país.  De esta forma, muchos y muchas intentan hacer realidad lo que la sociedad “meritocrática” ofrece,  buscando  proyecciones en el estudio, sin embargo, sabemos de múltiples actividades laborales donde los estudiantes  rotan para pagar sus estudios.

Los Callcenter,  el retail y  muchos otros servicios, en que los estudiantes trabajadores intentan torcerle la mano a la falta de derecho y a la pobreza. Es decir, se integran al mundo del trabajo en las actividades más precarias y de alta rotación y se convierten en infoproletarios, en los nuevos asalariados,  los más pobres, los más flexibles.

En definitiva, nadie se salva en este feudo neoliberal, pues al hacer el análisis de la  distribución funcional de la riqueza, la mayor parte se la llevan las empresas  y un tercio está distribuida entre los trabajadores. Esto implica, que en la medida que la economía  crece  se amplía la tasa de ganancia y se requieren más personas trabajando,  se requiere masividad en el trabajo, entonces se les da la bienvenida a las  mujeres y a los  jóvenes, los que se  integran al mundo del trabajo  sin conocimientos  de derechos, sin participación  en organización, ni en experiencias colectivas.

De esta manera,  si ya en la familia chilena dos personas se encuentran trabajando e  ingresa   una más, el estudiante trabajador,  esto confirma que ya no basta hoy ser trabajador para salir de la pobreza, tienen que todos trabajar en la familia, para poder lograr un ingreso que les alcance para reproducir la materialidad de la vida, endeudándose e hipotecando el  futuro para pensar encontrar algún día,  un buen trabajo, quizás en una nueva sociedad, la que hay que construir desde ahora.

1 Comment so far. Feel free to join this conversation.

  1. Jop 11 julio, 2013 at 17:30 - Reply

    Aún recibiendo una beca que cubre todo el gasto en educación, muchos estudiantes necesitan trabajar. Esta ley está beneficiando a esos jóvenes que muchas veces deben trabajar sin contrato para que legalmente el quintil socioeconómico no les suba y les quiten las becas que tienen. Sería ideal la educación gratis, pero mientras esta no exista esta ley beneficia a una porción desfavorecida de la población. Que por obligación debe trabajar y estudiar.

Leave A Response