CODELCO crece en utilidades y también en despidos.

Publicado en Ene 28, 2013 - 9:14am [2.305 lecturas] .

Por Mauricio Muñoz. Sociólogo. Investigador Área Laboral Ical.

La estatal CODELCO es la principal compañía productora de cobre del mundo. Sus activos propios superan los 20 mil millones de dólares. En el año 2011 su patrimonio llegó a US$6.065 millones y en ese mismo año los trabajadores de la compañía produjeron 1,79 millones de toneladas métricas de cobre refinado. Nunca antes se había llegado a estas cifras, todas constituyen récords históricos. Al respecto, aún no se cuenta con la información definida para el año 2012, pero todo indica que se superarán las cifras anteriores. Por de pronto, la empresa ha comunicado a comienzos del 2013, que la División Andina superó la meta de producción impuesta para el año anterior, alcanzando las 248 mil toneladas[1].

¿Bastantes motivos para celebrar? No tanto. Paradójicamente, a pesar del buen desempeño de sus empleados y de las utilidades de la empresa que crecen año tras año, la compañía ha anunciado que realizará más de 100 despidos, que afectarán a los trabajadores de todos los estamentos que se desempeñan en su Casa Matriz.

Uno de los sindicatos de profesionales de la cuprífera, el viernes 18 de enero mostró su descontento. En las oficinas de la empresa llevó a cabo una manifestación pacífica, interpelando a la compañía a dialogar para resolver estos problemas y evitar la toma de decisiones unilaterales, como ha ocurrido hasta el momento. En este contexto uno de los dirigentes dijo a la prensa que “ya está bueno de abusos, arrogancia y prepotencia. No estamos dispuestos a seguir aceptándolo. […] A CODELCO se lo quieren llevar para la casa. ¡Nos quieren robar Chile!”[2]. ¿Nos quieren robar Chile?

El martes 22 de enero la estatal cumplió lo anunciado[3]. Luego de una auditoría realizada por la consultora Accenture, que se enmarca dentro del proceso de reestructuración impulsado por la presidencia ejecutiva de la minera, encabezada por Thomas Keller[4], la empresa notificó a 109 trabajadores que serán despedidos. ¿Cuáles serán los detalles de la auditoría para tomar la decisión de desvincular a empleados de una empresa que, valga por los resultados que exhibe, es eficiente y productiva?

Hay elementos empíricos para afirmar que las reestructuraciones productivas de las empresas, en el ámbito laboral no son negociadas,-como espera la dirigencia sindical de los profesionales; vienen “desde arriba” y son tácticas de reorganización que implican despidos y abonan el terreno para generar mayor subcontratación de trabajadores, por destacar algunas características importantes para este documento[5].

Particularmente en CODELCO la cantidad de trabajadores subcontratados es desmesurada y ésta ha crecido año tras año. En el 2007 los empleados contratados de forma directa fueron 18.211 y los subcontratados alcanzaron los 43.289 trabajadores. En el 2011 hay 18.247 trabajadores de planta y 45.064 subcontratados, más del doble que los primeros[6].

Distintos estudios[7] han demostrado que la subcontratación en la minería es nefasta para los sujetos que participan de los procesos productivos, llegando incluso a transformarse en una “técnica de dominación del Capital”[8], de las empresas sobre los trabajadores, cuyas principales consecuencias son:

  1. Diferencias salariales notables entre los trabajadores contratados de forma directa por las mineras y los subcontratados, donde los primeros pueden llegar a ganar 3 ó 4 veces más que los segundos.
  2. Diferencias de estatus entre los dos tipos de trabajadores.
  3. Problema de “doble mando” o “desperfilamiento del empleador”, puesto que es la empresa “mandante” y no la “contratista” quien genera las pautas de trabajo, las funciones y las ordenes.
  4. Problema de identidad del trabajador. En la mayoría de los casos los trabajadores desarrollan fuertes vínculos de pertenencia, mucho más consolidados, con las empresas mandantes que con los contratistas.

Tal como he afirmado en otros escritos[9]: La subcontratación alcanza el estatus de técnica de dominación cuando es utilizada como un dispositivo que permite la gestión y el control de los trabajadores a través del deterioro de las condiciones laborales. Podemos ver que la subcontratación en el cobre tiende a disociar y contraponer a los sujetos que participan directamente de la producción. Genera trabajadores que ejercen la misma función dentro de una empresa, bajo condiciones materiales similares pero diferentes formas contractuales de vinculación con sus empleadores y condiciones laborales desiguales. Crea trabajadores de distintas categorías a la vez que acota la potencialidad de estos a la producción y atomiza a los sindicatos. Complejiza los procesos de configuración identitaria, entremezclando y muchas veces confundiendo culturas laborales y desvirtuando los sentidos de los trabajadores.

¿Qué hacer frente a esto? Es fundamental que los trabajadores se unan y que se fortalezcan y democraticen las organizaciones sindicales de base. Hacer de los sindicatos formaciones robustas, instancias de dialogo, solidaridad y resistencia a estas políticas. Forzar a las compañías a negociar y que estas negociaciones vayan más allá de las demandas económicas (que sin duda son necesarias). No temerle al conflicto, planificarlo y organizarlo. Hacer de la huelga un instrumento válido de presión. Estudiar a las compañías, a los empresarios y al Capital, para conocer y comprender sus lógicas y formas de actuar. Generar diálogos más amplios, quiero decir que, sin abandonar el espacio de la empresa, arribar al terreno político, donde se discutan cuestiones relacionadas con los derechos de los trabajadores (“nuevo Código del Trabajo”, por ejemplo) y los ciudadanos (“nueva Constitución Política”, por ejemplo), donde se forjen proyectos que le entreguen sentido a la organización y a los trabajadores en general. Vincularse con otras organizaciones sindicales (contratistas, de planta, federaciones, confederaciones,la CUT), sociales y políticas, para construir lazos virtuoso que permitan no sólo una asociación nominal sino que verdaderas alianzas de contra-poder. En  definitiva, trabajar para conformarse en un actor político potente, aglutinador, que pueda enfrentar al Capital y al mismo tiempo plantearle a la sociedad un proyecto alternativo de desarrollo, una nueva utopía.



[1] Información obtenida desde http://www.codelco.com/

[2]http://www.elciudadano.cl/2013/01/18/62833/trabajadores-de-codelco-denuncian-que-la-actual-administracion-se-quiere-llevar-a-codelco-para-la-casa/

[3] Diario El Mercurio del 22 de enero de 2013.

[4] Thomas Keller Lippold llega a CODELCO el 1 de julio del 2010. Este ingeniero comercial con MBA enla Universidad de Chicago, se ha desempeñado principalmente en los temas de finanzas y en la gerencia general de empresas vinculadas al sector de los recursos naturales. Durante 10 años ocupó diversos cargos en el grupo Shell, luego enla Compañía Minera Doña Inés de Collahuasi, empresa a la que estuvo vinculado 12 años y fue su Presidente Ejecutivo. Posteriormente, asumióla Gerencia General Divisional de Cencosud y, a partir del año 2008, fue Managing Partner de Brookfield Asset Management para Latinoamérica, una administradora de activos multinacional.

[5] Sólo por citar un caso ocurrido en Chile y que fue estudiado por el Área Laboral de Ical en el año 2009, ver Cartilla Laboral Ical, “Telefónica Chile. Reestructuraciones y ganancias históricas en el marco de prácticas socialmente irresponsables”. Disponible en: http://www.ical.cl/2010/10/cartilla-telefonica-chile/

[6] Codelco. (2012). Memoria anual 2011. p. 21.

[7] Cornejo, I. (2007). Flexibilidad laboral, cambio tecnológico y precarización del empleo en la División El Teniente de Codelco Chile. Tesis para optar al título profesional de Sociólogo. Santiago: Universidad ARCIS., Núñez, D. (2009). El movimiento de los trabajadores contratistas de CODELCO: Una experiencia innovadora de negociación colectiva. En Aravena, A. y Núñez, D. (Editores). El renacer de la huelga obrera. El movimiento sindical en la primera década del siglo XXI. Santiago: Ical, y Villalobos, C. (2010). Subcontratación y sindicalismo en el siglo XXI: Relaciones sociales, Trabajo y Organización Sindical en la gran minería del cobre chileno. En Revista GPT Nº 8. Santiago: USACH

[8] Muñoz, M. (2012). La flexibilidad laboral y su impacto en la configuración de subjetividades. (pp. 84-86). Santiago: ICAL.

[9] Muñoz, M. (2011). La minería del cobre en Chile. Cartilla Laboral Ical. Disponible en: http://www.ical.cl/2011/11/cartilla-laboral-la-mineria-del-cobre-en-chile/ y Muñoz, M. (2012). Op. Cit. p. 87.

Leave A Response