Antropólogos chilenos rechazan hostigamientos al pueblo mapuche.

Publicado en Ene 21, 2013 - 1:17pm [2.540 lecturas] .

La opinión fue emitida recientemente en una declaración pública por parte de la directiva nacional del Colegio de Antropólogos de Chile, quienes se manifestaron preocupados por la represión policial y juicios anticipados que afecta a las comunidades del pueblo mapuche en el sur de Chile.

En opinión de los profesionales, se trata de una “campaña de criminalización” llevada a cabo por el actual gobierno que pretenden endilgar responsabilidad en mapuches por los diversos hechos delictuales que están en proceso de investigación judicial.

En el texto de la declaración firmada por la directiva del Colegio de Antropólogos, conmina al gobierno “a deponer el uso de la ley Antiterrorista para perseguir, hostigar y criminalizar a priori a comunidades y organizaciones mapuches”.

Asimismo, llama a respetar los derechos y garantías establecidos en el Convenio 169 de la OIT suscrito por nuestro país.

La ratificación de dicho convenio internacional, en forma “íntegra y sin ninguna interpretación”, se produjo durante el mandato de la expresidenta Bachelet, el 15 de septiembre de 2008,

No obstante, sólo un año después entró en vigencia, es decir, el 15 de septiembre de 2009, plazo establecido para que el Gobierno de Chile implementara la adecuación de la normativa interna a los requerimientos del documento internacional, que define los derechos a los cuales los pueblos indígenas pueden acudir para hacer valer sus tradiciones, culturas, su historia y poder generar los espacios de participación en la vida nacional. A la fecha,

 

DECLARACIÓN PÚBLICA

Colegio de Antropólogos de Chile. 14 Enero 2013

 

En relación a los graves sucesos ocurridos en la Araucanía y el sur del país, la directiva del Colegio de Antropólogos de Chile quiere expresar su preocupación porque ellos lleven a la aplicación de leyes y políticas represivas, que lejos de significar una superación a la situación de conflicto supongan su profundización.

Rechazamos la campaña de criminalización del pueblo mapuche encabezada por el actual gobierno, el cual, a partir de los lamentables incendios y la dolorosa pérdida de vidas humanas, focaliza la responsabilidad en los mapuche, levantando acusaciones sin fundamento demostrado.

La invocación a leyes especiales no es algo nuevo, viene desde hace décadas, cuando los tribunales han acogido la solicitud de aplicación de la legislación antiterrorista emanada en la época de la dictadura militar, y en las acciones represivas  de las fuerzas de orden y seguridad en diversos casos durante los gobiernos posteriores.

La premura del Gobierno en calificar por anticipado a organizaciones o comunidades de autores de delito terrorista, sigue una lógica de persecución del insurgente o enemigo interno, haciendo uso de una legislación repudiable y contradictoria con los acuerdos de respeto a los derechos humanos en general y a los mapuches como pueblo, en particular.

Asimismo, este Gobierno, en nombre de la sociedad chilena, manifiesta su total identificación con los intereses y exigencias del empresariado; mientras,  cuando se trata de las demandas territoriales, por autonomía política y autodeterminación mapuche, las considera como una creciente amenaza al crecimiento productivo empresarial y como un atentado a la unidad nacional de las y los chilenos.

Propiciamos la necesaria reforma fundamental del Estado de Chile, mediante un proceso participativo y vinculante en el cual podamos definir nuestras normativas todas y todos los involucrados en esta sociedad, que permita en relación a los pueblos originarios una convivencia justa e igualitaria y el reconocimiento y protección de la diversidad humana y ambiental.

Por lo tanto, instamos al gobierno a deponer el uso de la ley Antiterrorista para perseguir, hostigar y criminalizar a priori a comunidades y organizaciones mapuches. Finalmente, llamamos a hacer respetar los derechos y garantías establecidos en el Convenio 169 de la OIT suscrito por nuestro país.

Directiva Colegio de Antropólogos de Chile.Luis Campos,  Presidente;  Miguel Chapanoff, Vicepresidente; Roberto Morales, Secretario; Soledad Alarcón, Directora; Alejandra Cornejo, Directora; Daniel Espinoza, Director; Guillermo Molina, Director;     Leonardo Piña, Director; Jorge Iván Vergara, Director.

 

Una visión sustentada y sustentable de las relaciones estado chileno y pueblo mapuche

Universidad Austral de Chile, 14 Enero 2013

 

Como investigadoras e investigadores de la realidad social y cultural así como formadoras y formadores de profesionales universitarios, declaramos ante los acontecimientos que involucran las relaciones del Pueblo Mapuche con la sociedad chilena lo siguiente:

a)      Los mapuche, como otros pueblos que habitan el territorio del estado chileno tienen el derecho, consagrado por su historia y por el Derecho Internacional,  tanto en el Convenio 169 de la OIT como en otros,  a  desarrollar una particular manera de vivir.

b)      Los mapuche, diferenciados en sus particularidades, constituyen un Pueblo, cuyo reconocimiento desde la legislación del estado de Chile, aún sigue pendiente.

c)       La situación actual no aparece de repente, es el resultado de múltiples intereses políticos, económicos y socioculturales traducidos  en políticas públicas que han pretendido asimilar al pueblo mapuche, a través de acciones e intervenciones que no consideran indicadores pertinentes y adaptados a su especificidad y diversidad, a su hábitat, adaptabilidad al medio ambiente, economía particular, uso y manejo del espacio territorial de las comunidades.

d)      La no consideración de la opinión, autodiagnóstico, expectativas y demandas de las comunidades, no permite entender las particularidades de las condiciones de etno-desarrollo indígena, ocultándose la diversidad étnica, los modos de vida y la cultura indígena.

e)       La tendencia asimilatoria desde la sociedad industrial y moderna, manifestada en las relaciones establecidas entre los Estados nacionales y las sociedades indígenas, se ha convertido en una dimensión social y política de difícil negociación. Los diversos grupos indígenas han desarrollado discursos y prácticas que cuestionan los fundamentos de tales relaciones. La dimensión política de la interculturalidad, no respetada por amplios sectores, se manifiesta en toda su complejidad.

f)        Un factor desencadenante de la crisis se deriva de la situación de posesión y propiedad de la tierra. Cuestión que nos remite al menos al siglo XIX y a todo el territorio mapuche. Esta no  es una situación puntual y coyuntural, sino que se vincula al proceso histórico del despojo, reducción e invasión del territorio mapuche, en particular a la constitución de la propiedad privada y fiscal en desmedro de la posesión y uso ancestral indígena.

g)       Un examen histórico, contextual y más detallado, permite apreciar que los mapuche tienen claro en sus conocimientos los límites ancestrales de las tierras, así como guardan los detalles del proceso de transformación por las usurpaciones; pudiendo mapear en el tiempo y en el espacio las características de tal proceso. Se sienten con la legitimidad de reclamar la recuperación y utilización de tales territorios. En esta perspectiva parecen no existir desacuerdos. La recuperación del territorio considerado ancestral, parece ser un factor clave de acuerdo entre los mapuche, donde los desacuerdos se derivarían de la dinámica de distribución que respondería a criterios y proyectos de uso diferentes.

h)      Para entender las relaciones con el pueblo mapuche en tanto movimiento y organización social con proyecto político propio, es necesario considerar al menos que:

  1.                                  i.           Los sectores políticos de la sociedad chilena, se han  manejado con un enfoque predominante de clases sociales, por lo que han visto solo campesinos, obreros y profesionales, quedando oculta la dimensión étnico-cultural de las organizaciones mapuche. Han tratado que los mapuche se incorporen a una sola manera de pensar y hacer la política, que se transformen en ciudadanos chilenos con derechos y deberes.
  2.                                ii.           Los mapuche sobrevivieron la invasión europea primero y después las presiones de los nacientes Estados chileno y argentino, porque no estaban organizados políticamente de manera centralizada. El control militar de los mapuche sólo fue posible a fines del siglo 19, en acciones combinadas de los ejércitos chileno (“Conquista y Pacificación de La Araucanía”) y argentino (“Campaña del Desierto”). En tal situación, los mapuche se articularon en una gran fuerza de oposición política y militar; aunque también hubo grupos que pactaron acuerdos con los representantes de los gobiernos.
  3.                               iii.           El Pueblo Mapuche se expresa en organizaciones diferentes, congregándose la mayoría en determinadas coyunturas, existiendo una cierta continuidad estratégica que nos habla de una lógica particular de estructurar y ejercer el poder político.
  4.                              iv.           En las relaciones que las comunidades establecen entre ellas y con otras instancias, se comprueban los vínculos con personas e instituciones religiosas, políticas, de instituciones públicas y privadas; así como con organizaciones mapuche de alcance nacional.
  5.                                v.           Los miembros de las comunidades mapuche y sus autoridades, llegan a veces a acuerdos o establecen alianzas con personas e instituciones mapuche y chilena, que generan contradicciones internas
  6.                              vi.           La lógica actual de resolución de conflictos, está construida a partir de los referentes propios como mapuche, como desde el aprendizaje desprendido del conocimiento de otros grupos de la sociedad chilena.
  7.                             vii.           Existiendo una historia reciente de enfrentamientos, traducida en descalificaciones, agresiones verbales y amenazas, resulta preocupante que los sectores extra-comunidades involucrados, no hubiesen impedido el acrecentamiento de la violencia.
  8.                           viii.           Los conflictos dan cuenta en un nivel muy general, de incompatibilidades entre modelos de desarrollo, y que deriva de circunstancias que escapan al control de las comunidades.
  9.                              ix.           Las relaciones entre los miembros de las comunidades y los habitantes no mapuche del campo y de las ciudades, tienen más de un siglo de historia, llena de complicaciones. Los mapuche, han tenido que soportar las acciones y presiones de asimilación y los no mapuche, han planteado que eran impedidos de mayor desarrollo, precisamente, por la existencia de estas comunidades.

Por todo lo anterior,

i)        El pueblo-nación mapuche podría sustentarse en la práctica y proyectarse en la medida que sus integrantes puedan controlar sus relaciones internas y externas, o sea, puedan tomar decisiones acerca de lo que les afecta, siguiendo la dinámica de los recursos materiales y simbólicos que usan, manejan, se apropian y resignifican.

j)        Nos asiste la convicción que un camino fértil sería desarrollar una interrelación de apoyo mutuo entre las diversas  asociaciones mapuche y la sociedad chilena  basadas en los principios de autodeterminación, autonomía y respeto mutuos.

 

 

SUSCRIBEN

 

NOMBRE                               ACTIVIDAD                                      UNIDAD

 

Roberto Morales Urra              Antropólogo                                                       I. Estudios Antropológicos

Mª Eugenia Solari Alberti          Antropóloga                                                       Directora I. E. Antropológicos

Debbie Guerra Maldonado        Prof. Historia y Antropóloga                            I. Salud Sexual y Reproductiva

Fernando Maureira Estrada       Antropólogo Director Esc. Antropología       I. Estudios Antropológicos

Clara Olmedo                           Socióloga                                              I. Estudios Antropológicos

Gonzalo Saavedra Gallo            Antropólogo                                          I. Estudios Antropológicos

Yanko González Cangas            Antropólogo, Decano Fac F y HH                   I. Historia y Ciencias Sociales

Rodrigo Browne Sartori            Periodista, Director Esc. Graduados FFHH    I. Comunicación Social

 

 

CONVENIO 169 OIT

Descargar (PDF, 31KB)

Leave A Response