Resumen y comentario del Informe Parlamentario Mundial 2011.

Publicado en oct 15, 2012 - 10:29pm [1.251 lecturas] .

El director del Instituto ICAL, el psicólogo Marcos Barraza, asistió como invitado al Seminario Internacional sobre el Informe Parlamentario Mundial 2011 UIP-PNUD, para comentar el Informe el pasado lunes 8 de octubre, en el Hemiciclo del Congreso en Santiago.

La actividad, organizada por la Cámara de Diputados, el Senado y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Chile, estuvo centrada en el análisis de los problemas que plantea hoy la Representación Parlamentaria, función que junto a la de legislar y fiscalizar está en el origen de la institución parlamentaria, y que hoy día concentra las demandas ciudadanas por mayor transparencia y cercanía de la actividad política.

El Seminario contó con la participación de expertos internacionales, tales como Georgina Pattinson, Directora Adjunta BBC Parlamento (Inglaterra) y Fracisco Sant’Anna, Analista Legislativo TV Senado del Congreso de Brasil.

La jornada se dividió en 4 paneles: Presentación del Informe Parlamentario Mundial 2011 UIP-PNUD: “La Naturaleza Cambiante de la Representación Parlamentaria”; Participación, Legitimidad y Ciudadanía: Desafíos para el Poder Legislativo; Transparencia e Información Pública: Avances en el Congreso Nacional a la luz del Informe Parlamentario Mundial 2011; y Experiencias de Comunicación Parlamentaria en el Mundo: Los nuevos desafíos de la Representación Política.

A continuación, ICAL entrega el resumen del Informe Parlamentario Mundial 2011, y el comentario, ambos documentos elaborados por Marcos Barraza.

Resumen Informe Parlamentario Mundial 2011

Primer Capítulo

Hoy en día, en pleno siglo XXI la tendencia es que los ciudadanos cada vez tengan más expectativas respecto al parlamento, y a su vez que exijan más resultados del mismo, sobre todo en lo que respecta a escrutinio y fiscalización del Estado. En este sentido, el ser legitimados por la población es cada vez más difícil puesto que para éstos hoy existen una serie de alternativas de comunicación y diálogo por sobre los partidos políticos, y el parlamento específicamente.

La tarea del parlamento, independiente de su forma, es servir de nexo entre el Estado y la ciudadanía, por tanto su desafío central es captar las necesidades de ésta, para así poder brindar las respuestas adecuadas y pertinentes. En este sentido, el texto del año 2006 identifica los criterios que deben regir al parlamento y la democracia en el siglo XXI: representatividad, transparencia, accesibilidad, rendición de cuenta y eficacia. El mismo señala que hoy en día el rol y tareas del parlamento en todo el mundo es de mayor importancia que en cualquier otro período de la historia.

Respecto a lo anterior durante la segunda mitad del siglo XX existió un aumento explosivo de la creación de parlamentos en el mundo, llegando a existir 190 de ellos en 193 países, existiendo 46.000 parlamentarios, a pesar de esto según la unidad de inteligencia del THE ECONOMIST,  solo 45% de dichas naciones se pueden clasificar de democracias propiamente tal, así como el 20% son calificados como regímenes híbridos.

Como antes mencioné existe una gama importante de modelos de parlamentos, empero todos tienen un factor común: el interés por la oratoria, por la comunicación, por la reunión. De hecho, una encuesta mundial hecha el 2008 arrojó que para el 84% de los encuestados esta representación es un principio fundamental de gobernabilidad, así como que el 85% de la población siente que la voz de la misma debe ser la base del gobierno.

El primer parlamento data del año 930 en Islandia “alpingi”, mientras que el parlamento británico data del siglo XIII, por tanto esta modalidad de representación a nivel mundial tiene como base el modelo  europeo, el cual se creó como forma de comunicación entre las distintas localidades de la región.  Con el tiempo y conforme se propagaron por toda Europa, obedece a cuatro principios fundamentales: apoyar o denegar el mismo al monarca, representar a las distintas comunidades dentro de una Nación, utilizar el poder económico como forma de presión ante el monarca y finalmente pedir desagravio respecto a las querellas de las personas.

Por medio de las colonias europeas este modelo de diálogo  se expandió alrededor  del orbe, es así como hacia el siglo XIII ya existía en Estados Unidos una modalidad diferente e independiente del modelo británico, donde cada estado tenía su propia legislatura independiente del poder estatal. Lo propio ocurrió en América central y del sur donde el congreso fue el modelo preponderante.

Por su parte el modelo Europeo evolucionó de forma distinta, puesto que el parlamento surgió de una  fusión del ejecutivo con el legislativo, desde donde a la vez surgen los partidos políticos.

Obviamente en cada zona o país el parlamento evolucionó de acuerdo a las necesidades de cada idiosincrasia, donde conforme a su mayor institucionalización, adquirieron mayores funciones y la vez mayor poder y autoridad. No obstante siempre la base de todo parlamento debe ser la representación de los intereses y necesidades del pueblo, actuando como un foro de opinión pública y de retroalimentación con el ejecutivo respecto a dichos intereses. Por ello se convierte el parlamento en la institución más representativa, donde su legitimidad radica en la confianza del pueblo respecto a su capacidad de satisfacer sus necesidades. En este sentido el parlamento funcionaría como un retro alimentador entre el ejecutivo y la opinión pública, ya que a través de este el gobierno puede explicar y comunicar sus acciones.

A pesar de lo anterior el parlamento es una de las instituciones que más rechazo y desconfianza genera en el pueblo, solo siendo superados en dicho descontento por los partidos políticos. Debido a aquello dicha institución se ha visto enfrentada a cumplir con nuevos roles y tareas con el fin de alcanzar la legitimidad, puesto que han surgido una serie de representaciones más directas y representativas (valga la redundancia), de hecho según un estudio hecho hace treinta años por  el The New York Time y la cadena de televisión CBS, la aprobación del mismo en varias regiones del mundo alcanza solo el 9%. No obstante en varias zonas de Europa Occidental no sucede lo mismo, ya que por ejemplo en Alemania la aprobación a dicha institución alcanza el 46%, o en España que llega al 21%. Es así como estudios hechos el año 2004 entre los países candidatos a ingresar  a la unión europea señalan que mientras más afectados se encuentran los países por las crisis económicas menos confianza  tienen los ciudadanos en el parlamento.  En lo que respecta a América Latina, un estudio realizado en el año 2010 reflejó que el apoyo había subido desde un 17% el2003 aun 34%, mas este apoyo si bien es superior al del poder judicial y al de los partidos políticos,  es significativamente menor que la confianza depositada en la iglesia, televisión, empresas privadas, gobierno y fuerzas armadas.  Cabe destacar que el país que mayor apoyo presenta  a dicha institución es Uruguay con un 62% de aprobación, y el que menor apoyo presenta es Perú con tan solo un 14% de aceptación a su parlamento. Por último es necesario mencionar que en Asia ocurre absolutamente lo mismo, es decir la población no aprueba la labor realizada por el parlamento, mientras que África por su parte es la excepción a la regla, ya que presenta cifras de apoyo al parlamento superiores a otras regiones del orbe, donde incluso existen países como Tanzania donde el apoyo llega a un 84%.

La causa por el bajo apoyo al parlamento puede radicar en el poco entendimiento que se tiene respecto al rol que cumple en la sociedad. En este sentido la deslegitimación que hace décadas viene sufriendo dicha institución puede tener su génesis en tres factores:  en primer lugar existen cuestionamientos respecto a la labor de exigir  cuentas al gobierno; el parlamento depende de los partidos políticos, empero dicho sistema es uno, sino el más impopular entre el común de los individuos;  conforme se ha instalado la globalización han surgido una serie de agrupaciones representativas, que en muchos casos han venido ha reemplazar la labor de comunicación y foro que en algún momento cumplió el parlamento.

Por muchos años el parlamento se ha concebido (sobre todo en Asia y África) como un subordinado al poder ejecutivo dominante, no obstante hoy en día está cada vez más adquiriendo un rol fiscalizador, representativo de las bases y creador de políticas en pro de incrementar la calidad de vida de estas. A pesar de ello todavía tienen la traba de no contar con el poder formal necesario para  involucrarse en las leyes y exigir el rendimiento de cuentas por parte del ejecutivo, de hecho este es uno de los factores principales de su crisis de legitimidad, ya que en casi todos los países del mundo se observa una brecha entre  la facultad fiscalizadora del parlamento respecto al gobierno y su disposición y capacidad política de realizarla. No obstante y en pos de la verdad, la situación respecto a la fiscalización que el parlamento debe realizar ha mejorado considerablemente si se le analiza desde 50 años atrás, es así como su trabajo incluso es mucho más profesionalizado que décadas atrás, de hecho el texto hace referencia a que la crisis se basa entre otras cosas a que el parlamento jamás había estado tan expuesto al escrutinio público como hoy en día.

Como antes mencioné la eficacia por parte de los partidos políticos es de suma importancia en lo que respecta al realizar un buen trabajo por parte del parlamento. Lo que acompañado con una calidad representativa se convierten en los factores principales de legitimación del mismo por parte de la ciudadanía. Volviendo al tema de los partidos políticos, obviamente el que realicen un buen trabajo influye directa y definitivamente respecto a la reelección de un parlamentario, así como para la construcción de sus carreras políticas, puesto que son estos los que los asesoran y aconsejan respecto a que actitud tomar, así como que proyectos de leyes apoyar, así como aportan la base para el trabajo parlamentario, a través de la creación de bancadas, las cuales si bien se rigen por normas generales al interior del parlamento, son estas las que crean sus propias leyes y formas de actuar dentro de las primeras. Es así como el texto señala que en síntesis los partidos políticos tienen como función principal el mantener el buen orden al interior del parlamento, o en su eventualidad provocar el caos por medio de las negociaciones entre el gobierno y la oposición.

Respecto a lo anterior, en América Latina se pueden identificar dos fenómenos: uno que existan partidos políticos muy fuertes  y dominantes o en su eventualidad que existan partidos muy fragmentados y  variados. En lo que respecta al primer modelo, esto quiere decir que el parlamento depende casi completamente del gobierno,  mientras que en la segunda posición el parlamento es bastante inestable y con poca organización, puesto que con frecuencia dichos partidos carecen de alto apoyo popular, así como dependen de un solo  líder carismático, lo que a su vez provoca poca coherencia ideológica.

Hoy en plena sociedad del conocimiento, donde las tecnologías, medios de comunicación y multi medias han venido a provocar una sensación de autosuficiencia de parte de los ciudadanos, lo que ciertamente va en desmedro de la legitimidad y apoyo que estos tienen para con los partidos políticos, puesto que simplemente estos no se sienten identificados con ellos, ya que se tiene la sensación de que estos más bien vienen a dificultar la representatividad que el parlamento debiese tener para con ellos.

Como antes mencioné han surgido toda una nueva gama de instituciones representativas alternativas al parlamento, lo que se debe en parte a la transformación del ejecutivo en un Estado Nación. Esto además de generar mayor alzamiento de la voz de parte de los ciudadanos, genera instancias de participación e interés de los mismos independiente al Estado.

Empero el interés por conseguir mayor representatividad no es solo de parte de los movimientos sociales, sino que también es un interés constante y actual de parte de los gobiernos. Prueba de aquello son el aumento de las encuestas como herramienta para conocer la realidad y necesidades del pueblo.  Otro modelo son los foros de debates  como forma de discusión respecto a lo mismo. La co-gobernabilidad que involucra a la ciudadanía en la toma de decisiones por medio de foros locales de presupuestación, es otra alternativa para el gobierno. Finalmente los referéndum son una buena alternativa de representatividad directa elaborada y utilizada por los gobiernos.

Respecto al resguardo de los intereses ciudadanos, según el texto, esto ha sido de interés del ejecutivo desde hace mucho, de hecho hace referencia a un cargo antiquísimo, que si bien estuvo en decadencia, el mismo señala que hoy existen aproximadamente 120 países que hoy cuentan con un  “ombudsman”, cargo que hace referencia a una especie de protector de los intereses civiles, así como de obligar al gobierno y sus instituciones rindan cuentas de sus actos. Mas, a su vez se han creado una serie de oficinas y aparatos reguladores de la cada vez más compleja tarea gubernamental, lo que ciertamente ha venido a democratizar cada vez más la participación ciudadana en la vida pública. Situación que obviamente implica un desafío para el parlamento, puesto que son una alternativa a la fiscalización, rendición de cuentas y representación.  Sin embargo el que existan todas estas alternativas de departamentos de auditorías, claramente es a favor de los ciudadanos, puesto que implica que el gobierno tenga que rendirles cuentas no tan solo al legislativo, el que en muchas ocasiones actúa en pro de los intereses del mismo gobierno y no de la ciudadanía.

A pesar de todo lo anterior tanto la ciudadanía como el gobierno concuerdan que debe existir un parlamento, puesto que como antes mencioné son el vínculo entre los primeros y los segundos, puesto que cumplen con funciones que ninguna de las otras representaciones puede realizar. De hecho su legitimidad justamente radica en que son escogidos por votación popular. Es decir que dichas formas de representación alternativas, son más bien  complementos a la labor parlamentaria.

Cabe destacar que al consultar respecto a esta temática la opinión pública destaca el rol fiscalizador del parlamento, señalando más del 60% de los encuestados que la democracia es el mejor modelo de gobierno, y que para que la misma se lleve  a cabo dicha institución cumple una tarea fundamental, de hecho casi el 60% de los encuestados en latino América consideran que este modelo de gobierno sería imposible sin este, es más un estudio del 2006 señaló que el parlamento  es la clave constitucional de la democratización.

Si bien el parlamento no goza de popularidad de manera genérica, si lo hace de manera individual, puesto que los ciudadanos a menudo se sienten identificados con líderes locales, puesto que acuden a estos en busca de soluciones inmediatas y personales, lo que claramente aumenta las expectativas que se tiene respecto del desempeño de los parlamentarios. En este sentido cabe mencionar que la forma más eficiente y más utilizada de conexión entre los parlamentarios y el electorado es a través del correo electrónico, a su vez que una quinta parte de los primeros dedican más de cuarenta horas semanales a dicha función, mientras que el tercio entre veinte una y cuarenta horas. Todo lo anterior ha ayudado a que la labor de los diputados hoy sea mucho más valorada y validada por los votantes. De hecho una encuesta realizada porla UIParrojó que casi el tercio de los consultados consideraban que la labor principal de los parlamentarios es atender y dar solución a los problemas de las personas.

Por otra parte el que el ejecutivo tenga mayor apoyo popular que el parlamento obedece a que el primero toma y ejecuta decisiones, mientras que los segundos discuten los proyectos de ley, lo que ciertamente provoca divisiones de opiniones, lo que a su vez genera resquemor de parte de la población, por ello a juicio de varios autores la tarea que hoy tiene el parlamento es educar a la población en lo que respecta a tolerar los conflictos dentro del sistema político complejo en el cual todos nos encontramos inversos.

Ahora bien la tarea y el desafío que hoy tiene el parlamento es reconocer, comprender y aprovechar las demandas y necesidades de la ciudadanía de manera de mejorar su funcionamiento. Lo anterior como forma de mantener su autoridad, lo que en este caso emana directamente del  pueblo.  En este sentido el ir constantemente generando y reformando las leyes es de suma importancia, puesto que si estas últimas no obedecen a las necesidades de esta cada vez más cambiante y compleja sociedad simplemente se vuelve obsoletas, empero además de aquello es de suma importancia que además dicha sociedad entienda a lo que se refieren estas reformas.

Cabe destacar que existen escasos estudios que se refieran al rol de los diputados y senadores, como perciben este,  así como de la relación de estos con la ciudadanía. Empero existen mayormente relacionados con enfoques institucionales destinados a aumentar la participación y apoyo ciudadano. Por ello este estudio realizado se basó mayormente en datos secundarios realizando una serie de encuestas, así como entrevistas a parlamentarios (treinta entrevistas a diputados de más de 20 países).

 

Segundo capítulo:

En el reino unido se realizó un debate al interior de la cámara de los comunes respectos a como conectar al parlamento con el público, donde un grupo multidisciplinario generó una serie de recomendaciones, además de declarar que a ratos dicha cámara parecía un club privado, manejado respecto a sus beneficios, por lo cual se realizaron un grupo de estrategias para acercar a este último a la ciudadanía. En este sentido se identificaron cinco tipos de individuos: los políticos; personas que trabajan en la política; ciudadanos activos; actores democráticos externos y jóvenes. Dicho informe tenía como objeto que para el año 2011 la ciudadanía entendiese la forma de hacer política de parte del parlamento  y que a su vez se acercasen y entendiesen a este como una institución que se encuentra al servicio de los ciudadanos. Cabe destacar que dicho programa se realizó entre otras plataformas por internet, lo que ha tenido mucho éxito, de hecho  el sitio llegó a contar con más de 53.000 usuarios en twiter, y un millón en la página web. No obstante Pullinger, el autor de esta alternativa señaló que el desafío ahora era acercar al parlamento a aquellos que aún no se conectaban con la página, lo que a juicio del mismo solo ocurriría en la medida en que el parlamento utilice dicha plataforma sin más interés que el acercarse a la ciudadanía.

Lo bueno es que según la investigación realizada en este documento lo anterior es cada vez más común, de hecho las 73 instituciones encuestadas indicaron que en los últimos 10 años han realizado algún tipo de programa con el fin de acercarse a la ciudadanía, básicamente ofreciendo información sobre sus actividades, así como integrando a los ciudadanos en las mismas. En este sentido se identifican dos tipos de medidas que básicamente adoptan los distintos tipos de parlamentos a lo largo del orbe: las que pretenden informar a la población y aquellas destinadas a consultar e involucrar a la ciudadanía en las labores parlamentarias.  El tema es que si bien todos los parlamentos están conscientes de lo importante del acercamiento con el pueblo, no se tiene una real dimensión del impacto real que dicho involucramiento genera.

La mayoría de los parlamentos concuerdan que el otorgar la información respecto a su labor  al público, para que se realice de manera eficiente, debe ser cuerpo a cuerpo,  información que debe ser otorgada por lo demás de manera fácil de comprender, lo que por cierto cada vez se realiza de una manera más interactiva. En este sentido los países han generado una serie de iniciativas, como incluso el día de  “jornada de puertas abiertas”, como para que el común de los ciudadanos tengan un acceso directo y masivo al parlamento, estrategia que claramente ha venido a ayudar a que los individuos cambien la percepción fría y lejana que tenían respecto al mismo.

Otro punto en el que existe concordancia entre todos los parlamentos entrevistados, es la importancia que se le debe y se le está dando a la participación juvenil en la vida política parlamentaria, como forma de generar democracia. En este sentido dichas iniciativas ayudan a generar en los jóvenes un sentido de influencia respecto de la política, situación que incluso en países como Francia se lleva a tal punto que los estudiantes de educación primaria incluso colaboran en la creación de proyectos de leyes.

A pesar de los esfuerzos realizados por los parlamentos, así como la buena recepción  que ha tenido del público, los parlamentos no se han dado el tiempo de realizar estudios cualitativos respecto al impacto real que dichas iniciativas han tenido en  ellos, lo que a su vez refleja que pocos parlamentos han identificado objetivos claros.

La transmisión de las sesiones parlamentarias por televisión y radio han terminado por masificar a la institución, situación que ocurre en muchos países. Donde incluso el tercio de ellos poseen un canal propio del parlamento (como ocurre en Chile). De hecho existen diputados que señalan que este medio de masificación es de vital importancia puesto que gracias a este la ciudadanía en general puede ver in situ lo que los parlamentarios hacen en las sesiones.  A pesar de ello, y contrario a lo que se podría pensar es la radio el medio más masivo a la hora de informar lo relacionado con los parlamentos, sobre todo en África y en ciertas zonas de Asia  y el Pacífico. Según un estudio realizado porla Unescoson zonas sobre todo rurales y donde los habitantes  tienen un nivel educacional inferior. Mas a pesar de los beneficios que el involucramiento  de los medios de comunicación han tenido en el parlamento, existen parlamentarios (precisamente) que se quejan del sensacionalismo que la televisión genera respecto a la labor parlamentaria, ya que se quejan de que son justamente los debates fuertes y  las discusiones las que se transmiten por los canales, puesto que generan mayor rating, y que en menor medida son transmitidas las sesiones tranquilas y que van en pro de generar leyes que beneficien a las sociedad.

No obstante el texto señala que las estrategias de transmisión, a buena hora, no siempre son en pro del aumento de audiencia, ya que en muchas ocasiones, sobre todo en las transmisiones por radio, realmente su objetivo es generar una comunicación entre el gobierno y la opinión pública, así como de generar educación cívica.

Existe consenso entre los parlamentos respecto a que no basta solo con informar, por medio de los medios de comunicación, si o que la tarea debe enfocarse en una “asistencia activa” , esto producto del reconocimiento de la ciudadanía de su intención en involucrarse en el que hacer parlamentario, así como por el interés mismo de los parlamentarios en que los ciudadanos se involucren en su tarea legislativa y fiscalizadora.

Es sabido que las consultas han sido una herramienta masiva de investigación y deliberación parlamentaria, mas en los últimos años han sido las comisiones las más utilizadas y a la vez han sido más influyentes en los distintos parlamentos del mundo, puesto que estas son más eficaces a la hora de preparar proyectos de leyes, así como para supervisar al gobierno. A su vez dichas comisiones al parecer están dando mayor importancia a la opinión pública a la hora de realizar su trabajo, puesto que dichas comisiones son tanto para los parlamentarios como para reunirse con el público, situación en la que fue pionera Finlandia, y que hoy por hoy está siendo seguida incluso por Chile. Es así como la estrategia de abrir las sesiones de las comisiones para que sean presenciadas por el público, así como para ser aportadas por el mismo como  forma de integración y aumento de transparencia y confianza en el legislativo. Respecto a esto lo favorable es que por medio de la intervención de los civiles la temática se desvía hacia los intereses de estos últimos. Ahora bien la tarea de aquellos países que han implementado dicha iniciativa es que no queden en justamente eso: “una iniciativa”, y se convirtiese en una rutina que además de ser masivas en cantidad de público, deben ser publicitadas con anticipación. A su vez el desafío es que el parlamento lleve a cabo aquellos acuerdos hechos con la población y que no quede solo en una conversación.

En lo que respecta a Chile se identifica como un Estado con vínculos institucionalizados con la ciudadanía, donde en dos ocasiones durante cada sesión legislativa, en las llamadas jornadas temáticas, cada comisión permanente se reúne de manera pública, doce los ciudadanos son invitados a compartir sus problemáticas, de hecho este estudio señala que es el único caso en la región lo que ocurre en dicho país.

A pesar de lo anterior los parlamentarios encuestados en este estudio señalan que hay gran problema con el tema de concientizar a la población, así como el sentido del impacto de dichas iniciativas, de hecho incluso algunos señalan que estas audiencias públicas son incluso ostentosas, puesto que carecen de un análisis concreto detrás.

Por otra parte el estudio señala que tanto las personas como los políticos tienden a preocuparse por  asuntos en particular y no por procesos, por tanto existe mayor interés y participación en aquellos temas que obviamente despierta mayor conciencia en la ciudadanía. Por ello cada vez más se está llevando a cabo la iniciativa de involucrar a la ciudadanía en la creación de políticas públicas en temas controversiales, de hecho el 2008 más del 40% de los países encuestados reconocieron la importancia de la participación de la ciudadanía en referéndum. Empero esta forma de democracia participativa debe ser un complemento a la democracia representativa, nunca un reemplazo. En este sentido se pueden identificar una serie de iniciativas en diferentes países, con diferentes culturas con el fin de crear “espacios seguros” respecto al diálogo en torno a las temáticas más controvertidas de la sociedad. En este sentido la clave del éxito radica en que los ciudadanos crean en que vale la pena involucrarse en los asuntos legislativos, así como la confianza en que dicha participación generara la diferencia. Para que ello se lleve a cabo es necesario que el parlamento involucre a las organizaciones sociales, así como a los afectados directos con ciertas leyes en dicha labor, esto como forma de evitar en el futuro posibles conflictos sociales.

Existe consenso respecto a que se debe pasar de una forma de hacer política donde el rol de  la ciudadanía solo se remitía a escuchar (política de megáfono) a una donde existe un diálogo recíproco, donde el uso de internet ocupa un lugar primordial, no obstante la publicación del informe mundial del e-parlamento 2010 señala que esta plataforma está siendo utilizada lamentablemente más para brindar información que para recibir comentarios y propuestas (2%). En este sentido las consultas electrónicas sobre legislaciones solo alcanza el 16%; consultas electrónicas sobre políticas 15%, debates en línea 10%; twitter 12% y faceboock 13%. Cabe destacar que el mismo informe señala que la comunicación por estos medios va en estrecha relación con el ingreso nacional bruto de cada país, mas donde existe poca conexión a internet la comunicación suele ser por mensaje de texto de celular, ya que para el año 2012 1.700 millones de personas tendrán acceso a estos aparatos. Por tanto el parlamento se tiene que hacer cargo de aquello, de hecho la revolución digital terminará tarde o temprano por modificar también al sistema político, de hecho hoy la transmisiones de las sesiones parlamentarias ahora también son por internet, más aún ahora se pueden ver de forma focalizada. Empero ahora el desafío radica no solo en entregar la información, sino como esta será seleccionada, editada y a su vez presentada al público, es decir decidir que temas se convierten en noticias para el parlamento.

Respecto a lo anterior en América Latina han dado un buen ejemplo de tratar de integrar a la población a la plataforma  virtual del parlamento, más no solo de forma consultiva, sino que con una comunicación constante y de evaluación. Ejemplo de aquello son Bolivia, Perú y Chile, donde en este último existe un espacio denominado “Senador virtual”, donde la ciudadanía puede votar por aquellos proyecto de leyes que están en discusión, y que  a su juicio son pertinentes.

En lo que se refiere al sistema de e-parlamento, este ha facultado a los ciudadanos para actuar en la democracia representativa, puesto que les permite conectarse con sus parlamentarios y votar por aquellos proyectos de leyes y decisiones que se encuentran en curso, comparándose estos votos con los votos reales, lo que sirve para agilizar las decisiones y de alguna forma disminuir la burocracia.

Respecto a lo anterior el parlamento se enfrenta a tres retos fundamentales: primero es como enfrentar, filtrar y ordenar la información publicada en los sitios parlamentarios; en segundo punto el desafío está puesto en masificar dichos sitios, aunque es necesario dejar en claro que el tiempo y la voluntad dedicada a aquello es poco (por ambos lados), de hecho entre 1980 y 2008 no se registró ninguna iniciativa legislativa de parte del público, de hecho en Chile al consultar respecto al tema, la mayoría de los ciudadanos señalaron que nunca se acercarían  a un diputado para consultar respecto a un problema; Estos sitios son utilizados como un medio para alcanzar un fin, y no un fin en si mismo para generar diálogo entre los parlamentarios y la ciudadanía, el cual debe ser el fin final de dichos sitios, es decir el desafío radica en que exista mayor compromiso de parte de los mismos parlamentarios en generar dichas instancias.

Capítulo tres:

La tendencia de hoy es publicar en los sitios antes mencionados  el desempeño que cada uno de los parlamentarios han tenido, recibiendo incluso calificaciones por dicha labor. Lamentablemente cuando se realizó esta iniciativa por una ONG en África, 237 de 305 diputados hicieron menos de seis aportes a la cámara en un año. La importancia de esto radica en que hoy existen más de 190 organizaciones de monitoreo  parlamentario en países de todo el mundo, lo que demuestra interés de la ciudadanía por el desempeño de sus representantes en el parlamento, además por calificarlos. Es decir que el paradigma en lo que respecta al parlamento esta pasando de la información ciudadana a la participación y fiscalización ciudadana. Situación que indica un cambio en la forma de representatividad de la democracia.

El tema de la rendición de cuentas es central a la hora de discutir el tema de la representatividad parlamentaria, no obstante la discusión respecto a esta última viene desde el siglo XVIII. En este sentido aún no se ha llegado a un acuerdo si el rol de un parlamentario es de porta voz del interés ciudadano, o de un guardián del interés nacional. Por cierto la globalización con su exacerbado individualismo, la influencia sin precedentes de los medios de comunicación, así como la inmediatez de las nuevas tecnologías han complejizado aún más el tema de la representación política. En este sentido el tema de la alta independencia que el mismo sistema económico provoca en los ciudadanos, así como el surgimiento de una serie de movimientos sociales en pro de la participación cívica de la ciudadanía han hecho que los individuos tengan mayor control sobre sus vidas y porque no decirlo de su destino, `puesto que hoy existen múltiples formas de expresar las convicciones políticas, por ello la idea de representación indirecta, es decir escoger a un representante para que transmita nuestras opiniones está cada vez más obsoleto. Situación que a su vez ha provocado o ha llevado a que los parlamentarios tiendan a rendir más cuentas respecto a su trabajo, puesto que los ciudadanos lo exigen, ya que hoy no existe una confianza plena en su función.

Por su parte los partidos políticos, que como antes mencioné,  controlan la labor de los diputados, también han sido cuestionados por la opinión pública, tanto por dicho control, así como por su propio rol dentro de la sociedad. A su vez los medios de comunicación también han ejercido presión en los parlamentarios, lo que se ve reflejado en una serie de limitaciones tanto en su rol como legisladores, puesto que dicha presión los pautea tanto en su forma de legislar, así como en sus conductas. Por otro lado el surgimiento de oficinas de regulación y fiscalización a la labor parlamentaria (PMO), ejerciendo el rol de árbitros externos. Por último, como he mencionado a lo largo de este informe, las plataformas tecnológicas cumplen una función importantísima respecto a facilitar la comunicación entre los parlamentarios y los electores.

Si bien es importante que los ciudadanos estén constantemente pidiendo rendición de cuentas a los diputados, esto puede tener un aspecto negativo, el que tiene que ver con la restricción en el ámbito de la representación por parte de los legisladores.

Obviamente el rol de los parlamentarios varía según el modelo de gobierno que cada país presenta, así como la constitución que estos ostentan. Mas en la mayoría de estos uno de los roles fundamentales es representar a toda la población. En este sentido existen varios países donde dentro de los derechos y deberes de los diputados explícitamente se señala que estos no están obligados a obedecer ningún otro tipo de órdenes ni instrucciones, esto con el objeto de generar independencia de dichos personeros respecto a los partidos políticos, así como de sus bancadas. No obstante en la actualidad, donde se están produciendo una serie de factores antes mencionados, esto cada vez se da menos, ya  que con la constante rendición de cuentas a la que los diputados están obligados, dicho mandato de libre representación es cada vez menor.

Cabe destacar que al consultar a ex diputados de todo el mundo, estos no tienen una idea clara de cuál es la función precisa de un parlamentario y de que forma deben cumplir con su rol de representación. Es decir que deben apelar a su propio criterio para cumplir con dicha labor. De hecho incluso no hay acuerdo respecto a quien deben representar. Lo anterior ocurre producto a que la carrera de servidor público, es la única en la que no existe un reglamento respecto a sus deberes de forma explícita y escrita.

En lo concreto el deber de los parlamentarios es sumar la opinión pública y reflejar el interés nacional. A su vez el texto señala que la flexibilidad y capacidad de reflexionar,  actuar  y tomar decisiones de acuerdo a como se vayan dando los problemas es parte de la esencia del ser parte de la democracia parlamentaria.

Una de las disyuntivas más importantes a las que se ve enfrentado un diputado es la diferencia entre las políticas partidistas y los intereses y necesidades regionales. En este sentido cabe mencionar que los estudios realizados respecto a si los parlamentarios representan de manera positiva a los ciudadanos se realizan comparando la manera en la que votan y si dicha votación concuerda con el interés de sus representados. En la práctica los diputados son escogidos por los partidos políticos para que representen sus intereses y enseguida son los votantes quienes califican si dicho sujeto es el idóneo para llevar a cabo dichas políticas partidistas, por tanto realmente es un tipo de representación colectiva, la cual contrasta con la tendencia a una rendición de cuenta de forma independiente e individual.

Lo anterior perjudica enormemente la legitimidad de los diputados, puesto que hoy en día los partidos políticos gozan de muy poca popularidad entre los ciudadanos, situación que según el texto tiene algunas razones. En primer lugar en varios países se da un fenómeno que tiene que ver con la creación de múltiples partidos políticos, los cuales tienen muy poca consistencia y que a la vez tan rápido como aparecen, desaparecen, por lo que no tienen arraigo en la población.  Por otro lado se encuentran los países, como Chile,  en donde existen partidos dominantes y organizados que evitan la entrada de nuevos actores al sistema. A su vez existen aquellos  que gozan de una estructura piramidal, donde en su cima existe un dirigente fuerte que trabaja por su auto interés y no tiene una política partidista clara.

La verdad es que los partidos más que ser un apoyo o un guía para los diputados, por lo menos a los ojos de los ciudadanos, más bien entorpecen la política representativa, ya que no se les permite actuar de una manera independiente, de hecho según los encuestados sienten que los partidos restringen la libertad de los parlamentarios de realizar su trabajo de una  forma adecuada. De hecho en una encuesta realizada en 23 países solo tres dijeron que sus diputados podían actuar y declarar de manera independiente a las políticas partidistas, entre los que cabe destacar se encontraba Chile, que fue en el único donde los entrevistados dijeron que los parlamentarios siempre dan sus propias opiniones. En este sentido estudios realizados señalan que a pesar de que al interior de los partidos la disciplina es una constante, cada vez es más común la “rebelión” de los diputados. Es así como otro fenómeno se ha masificado en diversos países, el cual tiene que ver con la deserción partidaria de parte de los diputados, incluso existen lugares, unos cuarenta países,  en donde  se han promulgado leyes en contra de dicho fenómeno. Lo anterior con el fin de evitar el “mecenazgo”, fenómeno que tiene que ver con el cambio de partidos por la promesa de cargos públicos. Obviamente dichas leyes son en desmedro de la libertad de voto de los diputados, por ello, para que esto no tenga que llegar a tal punto, es necesario que existan partidos políticos eficaces, puesto que como es sabido son la base de la vida parlamentaria. De hecho la negociación entre los mismos definen las prioridades legislativas, el carácter de las comisiones e incluso los recursos.

Como antes mencioné, cada vez existe mayor desconfianza respecto de los diputados y a los partidos políticos, por ello se están generando reformas que se pueden dividir en tres categorías: La primera tiene que ver con limitaciones de la duración del mandato parlamentario, ya sea negando la reelección, sometiéndolos al escrutinio público, o en su eventualidad con la destitución. En segundo término con el objeto de evitar los conflictos de intereses se limita las actividades extra parlamentarias, sobre todo las remuneradas; Finalmente la generación de códigos de conductas, para regular el comportamiento de los parlamentarios.

A lo largo de este informe me he referido en varias ocasiones a la tendencia tanto de la ciudadanía como de las ONGs a abogar por una política parlamentaria más directa, situación que se ve reflejada en los referéndums, que entre sus objetivos de que los parlamentarios estén al servicio de las necesidades ciudadanas, así como el poder evaluar el desempeño de los mismos.

Si bien estas reformas restrictivas tienen como fin final el asegurar un comportamiento adecuado de los diputados, en muchas ocasiones, sobre todo cuando se implementa la restricción de reelección, estas tienen un efecto contrario, puesto que al no existir la reelección, no existe incentivo para que dichos sujetos generen políticas  de acorde a las necesidades de sus electores. A su vez se ha generado un tema de jerarquía al interior de los partidos políticos aún mayor, puesto que los ex parlamentarios se encuentran al servicio de los grandes dirigentes para que los ubiquen en otras posiciones de poder. Por ello tal vez el que exista re elección obligaría a dichas autoridades a comportarse de acuerdo a lo re querido por sus votantes.

Por lo demás dichas restricciones afectan a la continuidad de las políticas públicas que se encuentran en discusión de largo aliento,  puesto que al ingresar cada cierto tiempo una nueva camada de autoridades legislativas, la discusión tiene que comenzar de foja cero. Por lo demás no tienen la experiencia para poder luchar y defender sus iniciativas hasta el punto  de enfrentarse incluso con el presidente.

No obstante  existe mayor acuerdo en que el generar una pauta de comportamiento para con los diputados, con el fin de evitar la corrupción al interior de las cámaras. Puesto que el objetivo es evitar conflictos de intereses entre sus intereses públicos y privados. Dichas restricciones están relacionadas sobre todo con sus limitaciones laborales, puesto que se debe evitar el tener relación laboral paralelamente con las fuerzas armadas, grandes conglomerados empresariales, poder judicial, etc. Lo anterior nos lleva a una vieja discusión respecto a si la labor política debe ser exclusiva.  Mas existen aquellos que opinan que el que dichos parlamentarios los acerca a la “vida real”, el problema es que generalmente dichas tareas tienen que ver directamente con el servicio público, por ello algunos sugieren que el trabajo distrital, en terreno es el más indicado para que dichos individuos se empapen de la realidad de los ciudadanos.

En lo que respecta a los códigos de conductas, hay que señalar,  que se está masificando en todo el orbe, los cuales además de señalar la existencia conflictos de intereses, señala una pauta de conducta adecuada para los parlamentarios, así como un marco de reglamento para que estos se cumplan, los que incluso, en algunos casos, se encuentran plasmados en la constitución. Esto producto a que en varios países se han conocido casos de corrupción de parte de los parlamentarios, como por ejemplo en el reino unido, donde han existido dos generaciones de corrupción, desde la década de los noventa. Lo que a su vez han generado cada vez más altos índices de desconfianza que han obligado a realizar dichos códigos.  De hecho cada vez más son considerados como reglamentos de etiqueta y protocolo al interior del parlamento, así como en su relación con los votantes. Por lo demás estos reglamentos también pretenden establecer un código ético al interior de la cámara, en lo que tiene que ver con su privacidad, sobre  todo en aquellas democracias jóvenes, donde existe una rotación importante de diputados.

Obviamente lo anterior tiene como objeto que los diputados rindan de mejor forma  cuentas ante quienes los que los escogieron, ya que se a masificado la opinión que tan solo el escrutinio no es suficiente como forma de control. No obstante es discutible si gracias a esta medida a aumentado la confianza en dichas autoridades, puesto que aquel es un fenómeno de largo aliento. Ahora bien la tarea es complementar dichas restricciones antes mencionadas con una forma de fortalecer la representación parlamentaria, para ello es clave para terminar con los conflictos de intereses, los cuales según el texto son prácticamente inevitables, puesto que dichos intereses no necesariamente tienen que ser personales, sino que también están en juego los del distrito al cual representan.

Otro factor que influye en la representación parlamentaria es el surgimiento de las organizaciones de monitoreo parlamentario (OMPs), las cuales según un estudio realizado por el Instituto Nacional  Democrático  y el Banco Mundial, durante el año 2011, alcanzan a 190 alrededor del mundo, de las cuales 42 se encuentran en América Latina. Cabe destacar que aunque existen contradicciones respecto a lo que obedece su surgimiento, lo cierto es que los medios concuerdan en que son algo positivo, sobre todo porque son una fuente importante e independiente a los partidos de recolección de datos para los periodistas y cientistas sociales en general. Siendo consideradas como una nueva forma de validación externa de la representación parlamentaria.

Básicamente este tipo de organizaciones se concentran en tres grupos: Aquella dedicadas a la investigación y análisis para generar teoría que sea un aporte al trabajo parlamentario, solicitado por la misma institución; Aquellos dedicados a realizar su trabajo dentro de la educación pública, ciudadano con el objeto del parlamento de manera general, por medio de publicaciones respecto a su que hacer, los perfiles de los diputados, así como los resúmenes de sus sesiones durante un año, es decir se dedican a dar información respecto a la institución. Mientras que la tercera categoría tiene que ver  con la evaluación del desempeño de los parlamentarios, de las cuales el 86% se dedican a evaluar a los diputados individualmente y de forma directa. Empero  si bien los diputados en un comienzo tienden a negar la veracidad de dichas evaluaciones, estos simplemente no pueden negarse, puesto que generalmente son muy mediáticas, además aunque se desacredite su metodología, siempre se debe justificar sus contenidos ante la opinión pública.

Respecto a lo anterior el informe del NDI sugiere que las PMO vinieron a fortalecer aspectos de la democracia, al incentivar las demandas populares que buscan más eficacia en el parlamento, así como su rendición de cuentas ante la sociedad.

A pesar de las dudas respecto a su metodología, todos concuerdan en que son una buena herramienta para acercar a los diputados y la población, puesto que probablemente han venido a llenar el espacio que separaba a ambos actores sociales, respecto a la rendición de cuentas. Sobre todo en lo que respecta posicionar al parlamento en el imaginario social, por el mismo hecho de ser externos a dicha institución.

Finalmente el tema de la utilización de nuevas tecnologías es la última plataforma utilizada a la hora de la rendición de cuentas, que al igual que las anteriores dimensiones provocan bastante reticencia de parte de los diputados, mas se ha masificado bastante la adopción de este medio como forma de comunicarse con los ciudadanos, situación que ciertamente ha venido a cambiar la forma de hacer política, que a su vez parece que ha venido a cerrar la brecha entre la representación parlamentaria individual y colectiva, de hecho el 85% de los diputados entrevistados señalan que producto de este a aumentado drásticamente su comunicación, sobre todo por medio de correo electrónico y páginas web, con los votantes.

Como antes mencioné la utilización de este medio está relacionado directamente con el ingreso per cápita de cada país. De hecho existe algunos, como Dinamarca, en donde los diputados señalan que la dificultad de comunicación para con los conciudadanos radica justamente en el alto índice de consultas. A su vez señalan que esta es una forma de presión importante, puesto que los usuarios exigen una constante información respecto a las labores de los parlamentarios. En consecuencia esta es la plataforma más directa para informarse y a la vez fiscalizar la labor de los parlamentarios.

Capítulo IV

Los diputados señalan que las personas más que como legisladores los ven como agentes del desarrollo, es decir que esperan que les solucionen las problemáticas existentes en sus distritos, sobre todo en aquellas zonas más pobres. Situación que en algunos lugares puede dar cabida a la corrupción en un afán de conseguir recursos para cumplir con las demandas ciudadanas. Para evitar esto, en varios distritos del mundo se están comenzando a innovar con cooperativas de ahorro distritales que otorgan préstamos y apoyo a quienes lo necesiten.

Cabe destacar que el que los parlamentarios generen iniciativas como la anterior indiscutiblemente mejora la imagen que los ciudadanos tienen de estos, además de cambiar la forma de hacer política. En este sentido numerosos estudios señalan que la sociedad civil considera  que el trabajo distrital es el más importante desarrollado por los diputados. A su vez   estos últimos sienten que dicho trabajo les beneficia directamente a la hora de conseguir una reelección.  Mas en el afán de poder satisfacer las cada vez mayores necesidades de los votantes, han surgido los fondos para el desarrollo circunscripcional, así como las oficinas de extensión parlamentarias. A su vez debo señalar que existen expectativas diferentes de parte de los ciudadanos, según el nivel de desarrollo de la sociedad de cada país, En este sentido aquellos ciudadanos provenientes de países en vías de desarrollo solicitan ayudas más personales e individuales, es decir que los diputados actúen como agentes de desarrollo, mientras que aquellos de países desarrollados tienen solicitudes más relacionadas con la exigencia de recursos para sus localidades o para que las autoridades intervengan en sus querellas.

Es así como los diputados de muchos países señalaron que las exigencias del electorado ha llegado a tal punto que sienten que las tares distritales les absorbe todo su tiempo y ocupa todos los espacios de sus vidas, puesto que el electorado pretende comunicarse con ellos a cualquier momento del día. Esto porque existe la suposición generalizada de que los diputados tienen un nivel de poder, recursos  e influencia que pueden resolver casi todo tipo de conflictos.

Respecto de lo anterior las tareas cumplidas en los distritos se pueden agrupar en cuatro categorías: En primer término la ayuda que se brinda de manera individual a los ciudadanos, ya sea en pro de cooperación, así como por un tema de clientelismo.  En segundo término están en las intervenciones en querellas que los ciudadanos tienen en contra de algún aparato estatal o burócrata. En tercer término encontramos aquellas influencias que pretende ejercer el electorado sobre el diputado  para que vote de cierta forma respecto a algún proyecto de ley determinado. Por último  que generen el denominado “carne de puerco”, que tiene que ver con el utilizar sus influencias, por mandato ciudadano, para conseguir recursos, para a su vez destinarlo a la comunidad que representa, según las necesidades que esta tenga.

Si bien es sabido que la demanda de los ciudadanos ha aumentado enormemente, lamentablemente no existen muchos estudios respecto al tema, aunque queda claro que básicamente solicitan que se les entreguen recursos (de toda índole) cuando carecen de ellos, de hecho un parlamentario chileno señaló que el 95% de la correspondencia que recibía tenía que ver con la petición de ayuda tanto individual, como para financiar algún proyecto local.  Empero de la mano a este fenómeno también se ha logrado identificar que la relación es mutua, puesto que los parlamentarios también muestran una mayor tendencia a realizar dicha labor, lo que se ve reflejado en la colocación, incluso, de oficinas destinadas a recibir ya sea grupalmente o individualmente a los ciudadanos de sus distritos. Lo anterior ya sea por una gratificación personal al ayudar, por un tema de beneficio electoral, o porque la presión por verlos trabajando en las problemáticas locales es tal que los obliga a estar a bocado a dicho rol constantemente.

En este sentido es necesario mencionar que si bien buena parte de os diputados entrevistados señala molestia por tener que cumplir con dicho rol benefactor, hay otros tantos que sienten mucha satisfacción al realizarlo, puesto que son tratados con mucho respeto y jerarquía por parte de la ciudadanía, mientras que en su rol legislativo en las oficinas del parlamento, son uno más de la cámara, sin tener uno mayor influencia que otro, de hecho en algunos parlamentos el incluso el tener acceso a poder intervenir en la discusión es escaso.

Empero el tema que más influye en el constante trabajo distrital de los diputados es el perder el apoyo y legitimidad de los votantes al no sentirse respaldados y ayudados por este, lo que se traduciría en la pérdida de votos para una eventual reelección, por ello incluso toman medidas para que la comunidad se entere de la labor realizada.

A pesar de lo anterior  los diputados entrevistados señalan que a pesar de sus esfuerzos en muchas ocasiones las expectativas de los votantes son mucho mayores a la real capacidad que estas autoridades tienen. A demás que en muchas ocasiones se ven obligados a realizar tareas que no les compete en su calidad de parlamentarios, puesto que se les suele juzgar por tareas en las que ellos no tienen competencia. Lo anterior producto de que con el tiempo el papel de estos individuos se ha fusionado con el rol que debe cumplir un líder local, de hecho muchos de los entrevistados se definían a ellos como “líderes comunales”.

A pesar de la declaración hecha por mucho de los entrevistados respecto a lo sobre pasado que están con trabajo, también existe la convicción de que es imposible que esta situación varíe, puesto que además de traer una satisfacción por la ayuda brindada, sin duda es un beneficio electoral. No obstante existe una preocupación importante en el sentido de que han debido dejar de lado o más bien destinar mucho menor tiempo al estudio de los proyectos de leyes en el parlamento, para así poder cumplir con las necesidades distritales. Por tanto la tarea está enfocada en lograr manejar las ansias ciudadanas, lograr administrar su carga de trabajo, así como equilibrar sus roles dentro y fuera del parlamento. En este sentido la tarea del diputado hoy en día es lograr sustituir los deseos de los votantes por soluciones individuales y personales, por aquellas de interés colectivo. A su vez lograr canalizar las experiencias distritales hacia el proceso legislativo.

Cabe destacar que otra de las causas por el que se realiza el trabajo distrital, es porque este sirve como base para llevar las experiencias locales al ámbito nacional y se tomen decisiones de acuerdo a dichos ejemplos, ya que los ministros y el presidente, encargados de realizar las leyes, con frecuencia tienen mucho menos contacto con la realidad que a queja a los ciudadanos de una Nación. Por lo demás los parlamentarios señalaban que cuando se  generaban reuniones con los votantes respecto a estudiar ciertas iniciativas de leyes, la acogida y asistencia eran bastante positivas. A pesar de ello lamentablemente las intervenciones en este sentido solo se remiten a eso; simples intervenciones en la cámara, puesto que no existen muchos registros donde iniciativas salidas de las reuniones ciudadanas hayan finalizado como proyectos de leyes.

Como antes mencioné la gran acumulación de trabajo distrital es una de las grandes problemáticas de los parlamentarios, lo que va acompañado de recursos insuficientes para cumplir con todas esas tares, por ello estos últimos han comenzado a dar una lucha a nivel mundial por el aumento de los recursos destinados a sus trabajos. Situación que favorablemente cada vez es tomada más en cuenta por los gobiernos, quienes han entendido la situación y han aumentado los recursos destinados a los parlamentarios. Por lo demás cada vez necesitan de mayor personal y más profesionalizado para cumplir de forma acabada con su rol. Mas existe diferencias significativas respecto a la cantidad de personal que existe en un parlamento u otro, empero no importa la cantidad de colaboradores, a la hora de consultárseles respecto a si estaban satisfechos con la cantidad de personal, estos siempre señalaban que necesitaban más. Por lo demás el surgimiento de los CDF y las oficinas de extensión parlamentaria independientes a los partidos, son un real apoyo para el trabajo con la comunidad y para que exista comunicación entre los votantes y parlamentario. A tal punto ha llegado su masificación que ha crecido de tres por nación en1990 a19 en el 2010. Lo interesante de estos es que generan recursos para destinar a las necesidades locales de la comunidad, esto con el fin de ayudar un poco a la descentralización de la toma de decisiones a nivel gubernamental.

Por otro lado el tema del financiamiento nuevamente nos lleva al tema del clientelismo y de la ética parlamentaria, puesto que al estar destinando recursos, rol que le compete al ejecutivo, lo que finalmente lo aleja de su tarea  fundamental que es de fiscalizador del mismo. En este sentido existen aprensiones respecto a los CDFs, puesto que generan la convicción en la población que el rol de los parlamentarios es de generador de recursos y que además se les debería juzgar de acuerdo a ese desempeño, donde de hecho aumentan las posibilidades de ser re electos de acuerdo a como hayan cumplido con esa tarea (síndrome de Big Man: Cacique)  y no como hayan realizado con su verdadero rol que es el de legisladores. Por otra parte también existen aprensiones respecto a que los recursos de los CDFs sean destinados para financiar las campañas de reelección. Para que esto no ocurra, es decir para que esta modalidad de financiamiento no tenga efectos negativos en el distrito es fundamental una buena administración y controles más estrictos (situación que hoy se está generando). Por último Robert Nakamura resume la situación de los CDFs en cuatro puntos:  Debido a su popularidad, sobre todo en los países en vía de desarrollo, son muy difícil que desaparezcan por completo; por el contrario están aumentando en número y difusión; existen variantes de estos, de acuerdo a la realidad de cada comunidad; como antes mencioné tienen efectos tanto positivos como negativos.

El segundo punto mencionado era el de la creación de oficinas distritales, dedicadas al desarrollo de las circunscripciones, las cuales en su mayoría reciben el apoyo de patrocinadores y agencias, con el fin de generar la relación y diálogo entre los ciudadanos y su parlamentario. Su valor radica en que es ofrece a los ciudadanos comunes a ser el nexo con el gobierno, es decir le da cara a un sistema que siempre fue anonimidad. En este sentido el texto señala que el 60% de la población sabe de la existencia de dichas oficinas. De hecho estas últimas han venido incluso a modificar la vida parlamentaria, puesto que en los parlamentos destinan un día de la semana, donde no hay labor legislativa, para dedicarse a cumplir con dicha labor distrital.

Capítulo cinco.

La tarea del parlamento en todo el mundo es el mejorar la percepción del mundo en el colectivo social, por lo que se están implementado una serie de políticas antes mencionadas, las cuales todas apuntan a convertirse en una institución abierta, transparente e inclusiva, así como a que la opinión pública tenga un mayor entendimiento acerca del rol cumplido por sus diputados. Situación que refleja la evolución que ha tenido en los últimos años la política parlamentaria, a la cual claramente le interesa mucho más la opinión pública. Por lo demás, como antes mencioné, el parlamento ha tenido lidiar, en las últimas décadas, con el surgimiento de una serie de vías de representación ciudadanas alternativas. Por tanto los diputados se han visto obligados a generar estrategias para demostrar a la ciudadanía que su papel es legítimo y representativo, lo que a su vez nos ha demostrado la capacidad de estos para re inventarse y que sobre todo existe la voluntad de realizarlo, mas esto se ve dificultado por la falta, justamente de un estrategia clara y generalizada, así como coordinación y organización. Situación que en cierta forma es inevitable por la naturaleza de los parlamentos, los cuales están expuestos a cambios inevitables y fortuitos.

Sin embargo a lo largo de este informe hemos podido identificar una serie de medidas, que si bien no ha sido de forma coordinada, han sido adoptadas por distintos parlamentarios: implementación de sitios web; transmisión de sesiones parlamentarias; consultorías; mayor rendición de cuentas, así como de financiamiento de necesidades y participaciones  ciudadanas. Mas en aquellos países donde el problema de legitimación es más profundo, por distintas razones, no basta con este tipos de reformas, en esos casos ha sido necesario incluso generar reformas constitucionales, siempre con el objeto de legitimizar el rol parlamentario en la población.

Empero lo anterior no se podría llevar a cabo sin la existencia de una ciudadanía más informada, lo que a su vez se genera a través de las plataformas tecnológicas y las oficinas distritales, antes mencionadas.

No obstante y a pesar de los esfuerzos que han realizado los parlamentarios por acercarse a la ciudadanía, situación que se vio reflejada en las entrevistas realizadas a los parlamentarios de todo el orbe, estos siempre se entendieron como intentos aislados para hacer frente a problemas específicos y no como medidas que forman parte de una respuesta más amplia. Puesto que si bien existe la voluntad de generar reformas, esta se ve truncada por el mismo análisis y evaluación de las problemáticas distritales, por los mismos diputados.

A pesar de ello el documento informado en este informe señala que producto de la misma presión de los diputados, quienes demandan por mayores recursos para satisfacer las necesidades de sus distritos, se han generado reformas impulsadas por el parlamento.

Cabe destacar que los esfuerzos por acercarse a la ciudadanía, además de tener como motivación el legitimizar su rol ante ellos, es el poder entender a través de los mismos la nueva forma de hacer política parlamentaria dentro de esta nueva modalidad de democracia representativa y por tanto el nuevo rol que el parlamentario debe asumir de manera individual. Situación que a su vez está determinada por la percepción que la población tiene de ellos mismos.

El documento aquí analizado señala tres modalidades de estrategias que los parlamentarios deberían adoptar para generar reformas respecto a la percepción del público: En primer término dichas reformas deben estar destinadas a que el público logre informarse y entender cual es el rol, así como las actividades cumplidas por los parlamentarios. Esto a través de las oficinas distritales, creación de fondos para el desarrollo distrital, o aumento de la dieta parlamentaria. Mas esto puede tener una doble lectura, ya que el aumento de los recursos, también puede aumentar cada vez más las expectativas que los electores tienen de los diputados, lo que se convertiría en una verdadera bola de nieve en busca de recursos. En segundo lugar estas reformas deben ser diseñadas en pro de aumentar la participación ciudadana, así como la rendición de cuentas de parte de los diputados, en pro del fortalecimiento del papel parlamentario. En este sentido el desafío es complementar  la fiscalización, mas sin reducir la libertad de acción de los parlamentarios en su rol legislativo. Por último los parlamentarios deben generar acercamiento con las organizaciones externas, con el objeto de fortalecer el trato con el público, el cual desde algunos años se ha visto enormemente influenciado e informado respecto al que hacer parlamentario, por dichas organizaciones, por tanto el proceso de representación  parlamentaria cada vez es más compleja y entrelazada con organizaciones externas. Obviamente en un comienzo existía hostilidad respecto a esta “intromisión” externa, sobre todo porque en ciertas ocasiones, y según como presenten sus informes, pueden incluso exacerbar el rechazo y cinismo de la ciudadanía para con los parlamentarios. Empero su presencia demuestra interés del público acerca del que hacer parlamentario, por lo que en ciertas ocasiones incluso llegan a ser aliadas de aquellos parlamentarios que entienden el valor de los estudios independientes, ya que sus propuestas y sus tareas cumplidas logran llegar a un público mayor.

Para finalizar este informe me voy a referirme  a  las características de aquellas reformas que han tenido éxito, puesto que si bien el atender a las demandas ciudadanas, así como generar estrategias para satisfacerlas, el poner en práctica las mimas es lo realmente importante.

A pesar de ello este documento señala tres sentidos en los cuales el parlamento difiere de otras organizaciones: El primer tema tiene que ver con la pluridirección que existe al interior del parlamento, es decir que existen varios individuos que dirigen ciertas áreas del mismo, lo que dificulta la tarea parlamentaria. Puesto que además de generar demasiada burocracia y poca comunicación en el que hacer parlamentario, además de existir una fuerte competencia  por ganar el apoyo de los dirigentes y líderes políticos. En segundo término el parlamento rara vez actúa de manera colectiva, es decir no existen instancias en donde persigan los mismos objetivos, por el contrario están en un cambio de interés constante, que se agrupa en coaliciones de acuerdo a ciertas temáticas específicas. Mientras que en tercer término debemos entender que para que ciertas reformas se del, el parlamento debe actuar como un amalgamamiento improvisado de una coalición de intereses. Por tanto el cambio se da como una acumulación de innovaciones inspiradas por motivos encontrados, colocándose las nuevas reformas, simplemente por sobre las anteriores.

Es así como las discusiones al interior del parlamento en muchos caso terminan siendo batallas campales, en vez de soluciones estables y coherentes, por ello este informe señala cuatro factores que caracterizan a las reformas exitosas: Las primeras y más obvias, son aquellas que provocan cambios tangibles tanto para la población como para los diputados, así como aquellas que sirven como plataforma para acercar a ambos grupos. En segundo lugar encontramos aquellas que gozan de mucha presión tanto interna como externa  para ser promulgadas, en este sentido el aumento de códigos de comportamiento, demuestra esta tendencia a obedecer a la presión de la opinión pública. En tercer lugar cuando el impulso de cambio viene del interior tienen mayores posibilidades de éxito aquellas reformas que toman varias temáticas a la vez, de manera que el paquete legislativo le sea atractivo a las distintas bancadas. Finalmente son aquellas reformas que tienen como objeto cambiar la conducta y no solo la estructura institucional, puesto que a lo largo de todo el informe he señalado que el objetivo de todas estas reformas es cambiar la manera de relacionarse entre los ciudadanos y los parlamentarios.

El objetivo de este informe siempre ha sido analizar la manera en como se relaciona el parlamento con los votantes y como esta última ha cambiado enormemente en estos últimos años, producto de una fuerte presión pública por contar con mayor información, rendición de cuentas, participación y servicio. En este sentido la tarea del parlamento tiene que ver con convencer al público de que su importancia radica en enfrentar al gobierno para darle forma a sus decisiones. Cabe destacar que las dificultados no solo tienen relación con la forma de comunicarse con los votantes, sino que también con la forma de discernir respecto a que rol deben cumplir en su calidad de parlamentarios, así como además convencer a la ciudadanía de que esta forma de representación es la más óptima para que sus intereses sean representados y defendidos. Es así como el parlamento como institución se ha venido dando cuenta que el atender a las necesidades de la ciudadanía es igual de importante que la atención a las necesidades de los diputados recientemente escogidos. Mas no se debe desconocer que el parlamento, a pesar del surgimiento de otras formas de representación, continúa siendo la forma de representación más óptima, a pesar de ciertos comentarios un tanto ambiguos al respecto. Puesto que siguen existiendo tareas que solo los parlamentarios pueden realizar. Mas, esto último ocurre ciertamente porque el parlamento ha sido capaz de darse cuenta de los cambios y nuevas demandas sociales, así como ha logrado tener la capacidad de evolucionar de acuerdo y conforme a dichos cambios tanto políticos, sociales así como económicos.

Descargar (PDF, Desconocido)

 

Leave A Response