Investigación Cap.I: “La flexibilidad laboral y su impacto en la configuración de subjetividades”

Publicado en ago 14, 2012 - 5:24pm [2.930 lecturas] .

Investigación: La flexibilidad laboral y su impacto en la configuración de subjetividades

Principales Resultados

Por Mauricio Muñoz, sociólogo Área Laboral de ICAL

Durante los meses de Agosto, Septiembre y Octubre del año 2012, se publicarán en el sitio web del Instituto de Ciencias Alejandro Lipschutz (ICAL), las principales conclusiones de la investigación que lleva por título “La flexibilidad laboral y su impacto en la configuración de subjetividades”,  realizada durante este año por Mauricio Muñoz, sociólogo del Área Laboral de Ical.

Este trabajo tuvo como hipótesis central que la flexibilidad laboral es un dispositivo, es decir, un conjunto de prácticas heterogéneas que comprende discursos, instituciones, decisiones reglamentarias, leyes, medidas administrativas, tecnologías, enunciados científicos, proposiciones filosóficas y políticas. Una red que se establece entre estos elementos y que, a la vez, los articula. Un mecanismo estratégico que, poco a poco, se ha convertido en un mecanismo de control-sujeción de la fuerza de trabajo que a través del disciplinamiento, control y explotación de los trabajadores, impacta en las configuraciones subjetivas y busca generar determinadas identidades laborales .

Así, se buscó conocer cuáles son los principales impactos de la flexibilidad laboral en la configuración de subjetividades y, para esto, se plantearon los siguientes objetivos específicos:

1.-  Construir un nuevo concepto de flexibilidad laboral.

2.- Analizar la dinámica operativa del dispositivo flexibilidad laboral a partir de las formas de disciplinamiento, control y explotación derivadas de éste.

3.- Describir los impactos de la flexibilidad laboral en la constitución de subjetividades.

Cada uno de estos objetivos específicos se articulan en los distintos capítulos de la investigación y las conclusiones que se informarán estarán ordenadas según estos capítulos.

Finalmente, ya en Noviembre de este año, se publicará, en formato impreso y electrónico, la investigación de manera íntegra. Con la intensión de que sea un insumo teórico y práctico en torno a la problemática abordada y un aporte para el mundo académico y, sobre todo, para los trabajadores en general.

 

CAPÍTULO I: LA FLEXIBILIDAD LABORAL

 En el primer capítulo de la investigación se analizaron las particularidades del neoliberalismo y, a partir de esto, se llevó a cabo una revisión de la instalación jurídica o, si se prefiere, institucional de los postulados neoliberales en el mercado del trabajo nacional, describiendo sus particularidades, articulaciones y consolidación. Para esto se expusieron las principales características del Plan Laboral de 1979, las ideas que están detrás de éste y los Decretos Ley implementados en Dictadura para su puesta a punto. También se revisaron las reformas en materia laboral realizadas en los gobiernos postdictatoriales, dando especial énfasis a la regulación de la desregulación del mercado del trabajo característica de este periodo.

 Posteriormente se expuso el debate acerca de la flexibilidad laboral, su definición conceptual y las causas de su emergencia, entendiéndola como producto o resultado de cambios en:

 1.- El marco institucional del mercado del trabajo.

2.- El contexto socioeconómico general.

3.- El sistema de producción.

Articulando estas perspectivas con las bases teóricas del concepto, distinguiendo su relación con la teoría neoclásica, el postfordismo (regulacionismo, especialización flexible o neoschumpetearismo) o con la nueva ola de la gerencia y sus dimensiones de “calidad total” y “justo a tiempo”. Para luego, revisar las rigideces en el mercado del trabajo que sirven para justificar la implementación de la flexibilidad laboral, las cuales están vinculadas a las dimensiones de la estructura productiva y la institucionalidad jurídica.

Finalmente, se expuso en análisis acerca de los tipos de flexibilidad laboral, en donde se identificaron cuatro formas básicas:

1.- La flexibilidad temporal o financiera. Vinculada a la modificación de las variables cuantitativas de la relación salarial, abarcando dimensiones como la duración del trabajo, los turnos, horarios y cambios en las remuneraciones.

2.- La flexibilidad numérica o contractual. Relacionada con las distintas formas contractuales que reemplazan al contrato indefinido, tales como el contrato de plazo fijo, por obra o faena, estacionales, etc.

3.- La flexibilidad productiva o geográfica. Que concierne a las alteraciones de los sistemas productivos a través de la modalidad de subcontratación, es decir, de externalización de la mano de obra.

4. La flexibilidad funcional u organizacional. Prácticas que modifican las dimensiones organizacionales de la empresa, tanto en la organización estructural de la producción, como puede ser el trabajo en grupos de proyecto o en red; como en la organización individual de las funciones de los trabajadores, caracterizada en la polivalencia.

Para el caso del mercado del trabajo chileno se utilizó la caracterización que propone la socióloga Magdalena Echeverría quien distingue dos tipos de flexibilidad laboral:

1.- Interna (Cualitativa). Que hace referencias a distintas prácticas laborales y de organización del trabajo realizadas al interior de las empresas, con su propio personal, pero que impiden la adscripción rígida de los trabajadores a un puesto de trabajo definido y a un único modo de desempeñar sus tareas.

2.- Externa (Cuantitativa). Prácticas de continua reducción y ampliación de las plantillas laborales de las empresas, sea haciendo directamente uso frecuente de contrataciones y despidos, sea incorporando y retirando personal a través de terceros.

Se pudo apreciar que el debate respecto de la flexibilidad laboral pendula entre la flexibilidad en el mercado del trabajo, la flexibilidad en el proceso productivo y sus características cuantitativas y cualitativas. Las distintas dimensiones de la flexibilidad laboral, están vinculadas a la reducción de las intervenciones institucionales en virtud de un mayor espacio de maniobra del Capital, sea por un aumento en la posibilidad de acción en libertad del mercado del trabajo o por la capacidad de manipulación de la fuerza de trabajo a nivel organizacional.

El Plan Laboral de 1979, así como las reformas en la normativa jurídica laboral llevadas a cabo en el periodo postdictatorial, configuraron, moldearon y parametrizaron una determinada fuerza de trabajo, una forma particular de trabajadores, y un determinado mercado del trabajo. El poder generó los cercos institucionales que, por un lado, limitaban, produciéndolo, al actor sindical y sus alcances y, por otro, permitían y promovían la subcontratación de todas las tareas que lleva a cabo una empresa, generando un mercado del trabajo heterogéneo que permitió la emergencia de ocupaciones atípicas o flexibles. Proceso persistente que, en su perfeccionamiento, tuvo la capacidad de degradar, despreciar y subvalorar al trabajo.

Estos cambios han zizageado, esquemáticamente, desde lo estructural a lo subjetivo, irrigando por todo el plexo social, impactando sobretodo en las formas de organizar la producción y el trabajo, redefiniendo la gestión y el tratamiento de la fuerza de trabajo, a través de su debilitamiento político, docilización, sometimiento, domesticación y adaptación de los trabajadores a las exigencias que impone el Capital. Una desregulación regulada que derivó en la emergencia de la flexibilización laboral.

1 Comment so far. Feel free to join this conversation.

  1. Pepe 4 marzo, 2013 at 0:55 - Reply

    hey Mauricio, me puedes mandar tu trabajo completo por favor, te dejo mi correo: jhk779@gmail.com, o en todo caso proporcioname tu correo para poder estar en contacto

Leave A Response