Atacama Zona Extrema

Publicado en ago 29, 2012 - 1:40pm [1.583 lecturas] .
|

El área laboral de Ical durante este año ha desarrollado una investigación, con los trabajadores del sector público de Atacama, reunidos en la Mesa Social del sector público, los que han desarrollado el concepto de “Atacama Zona Extrema”.

Como Área Laboral realizamos un estudio para determinar el costo de la vida en la zona. La asesoría técnica permitió corroborar  la percepción de los trabajadores sobre el Costo de la vida en la región, comprobando que es superior al resto de las regiones.

Se ha participado con ellos en las reuniones con el gobierno regional, y se expusieron los  resultados  del estudio  a más de 100 dirigentes de la zona y a las autoridades. Se les ha acompañado en las reuniones donde las autoridades hacen los descargos y también en las reuniones donde han definido los caminos ha seguir cuando la autoridad regional no se hace cargo de la paradoja del crecimiento de la región, la desigualdad estructural, la precarización y la pobreza, a la que se ven enfrentados los trabajadores y habitantes de Atacama.

Por Javier Castillo- Presidente CUT Provincial Copiapó

Desde 1997 las organizaciones sindicales del sector público, afiliadas ala Central Unitaria de Trabajadores han presentado, en octubre de cada año, un proyecto al Poder Ejecutivo, mediante el  cual se hace una propuesta de reajuste a las remuneraciones, condiciones sociales y trato laboral del sector.

En esta dinámica el año 2011 se adjuntó, desde la región de Atacama, el concepto zona extrema en razón del nefasto efecto económico que ha causado la bonanza de los precios de los metales y la masiva inversión en proyectos mineros.

Es así como el 26 de noviembre del año 2011, se entrega el proyecto, por parte de las organizaciones sindicales de trabajadores del sector público, coordinadas porla CUTen la denominada mesa del sector público (MSP), a la primera autoridad regional Intendenta señora Ximena Matas Quilodrán, la cual al recibirlo hace una definición técnica del concepto zona extrema, señalando que Zona Extrema no se ajusta a nuestra región en ninguno de sus dos aspectos (aislamiento geográfico y precariedad económica). Ante ello las organizaciones sindicales argumentan el alza en insumos básicos como agua, luz, combustibles, víveres, verduras, etc, eso por una parte y por otra no menor las alzas en arriendo domiciliario, sumado a ello la poca cobertura del Estado en salud y educación la cual obliga a suplir en el mundo privado estas demandas a costos sobredimensionados  al servicio que se entrega.

Todas estas alzas hacen que los sueldos de los trabajadores del sector público sean insuficientes y si se considera que la gran mayoría de los habitantes de la región trabajan en empresas de servicios, esto empeora. Esta realidad se convierte en el común denominador de los trabajadores de Atacama, las preguntas ¿cuánto ganas? ¿Cuánto gastas? tiene una sola respuesta, no me alcanza.

Por otra parte con fecha 06 de diciembre de 2011, los trabajadores del sector público presentan una carta, en razón de los despidos que atentan contra la estabilidad laboral, que a su juicio obedecen a causas de carácter políticas que frenan las movilizaciones que surgen al calor del trámite legislativo dela Leyde Reajuste. Esto provoca un amplio debate que concluye en un acuerdo de trabajo bimensual a partir de marzo del año 2012, que  recoja las inquietudes de los trabajadores. Si consideramos que una de las mayores garantías que tienen los trabajadores del sector público, es la estabilidad laboral, la que tiene un precio muy alto, pues si es finiquitado no hay pago de años de servicio. Pero la estabilidad no cubre a un número importante de trabajadores del sector que cumplen contrato a honorarios, que en ocasiones llegan a tener décadas en esta condición y son cancelados sin ningún resguardo.

Pues bien, nuestra legislación constitucional consagra la libertad del mercado y en razón de ella genera condiciones para la inversión y el crecimiento económico, el mejor ejemplo de ello es el tema de los derechos de agua, donde el Estado otorga derechos de uso del agua, con el fin de que al emprendedor se le garantiza este bien de uso público sin costo, de esta manera en nuestra región que se caracteriza por sus condiciones desérticas, se transforma en un valle productor de uva de exportación y multiplica los procesos de beneficio minero, generando un gran número de empleo y sí,  efectivamente se produce un gran desarrollo económico. El punto es, ¿este desarrollo económico ha mejorado la calidad de vida de los Atacameños?; las remuneraciones de los trabajadores que prestan sus servicios en la minería, en la agricultura, en la pesca, ¿están acordes con las grandes utilidades que generan las empresas, en las cuales prestan sus servicios?

Es aquí,  precisamente donde se entrelazan los intereses de los trabajadores del sector  público con el privado, los primeros que tienen estabilidad laboral, que le permite hacer uso del derecho fundamental a la sindicalización, no pueden hacer uso del derecho a negociar colectivamente, también derecho fundamental, pues nuestro país no ha ratificado el convenio internacional N°151 dela OIT, el cual genera las condiciones legales para la negociación colectiva del sector público. Por su parte, los trabajadores del sector privado que ven disminuidas sus posibilidades de sindicalización por el flageló del despido, cuando logran sindicalizarse y pueden negociar colectivamente, se encuentran con el hecho que el piso de reajuste es el que el gobierno les da a los trabajadores del sector público, sin un derecho efectivo a huelga, las remuneraciones en una región tan cara como la nuestra, no logran jamás nivelarse con el costo de la vida.

Cuando desde el sector publico se señala que la ecuación de reajuste debe considerar el crecimiento, en la región de Atacama cobra un real sentido de urgencia, pues es este mismo factor el que lo encarece todo, mas aun considerando que el crecimiento nos tiene en condiciones tan criticas como la tremenda escases de agua que hace que los atacameños debamos sufrir cortes del suministro de agua sin mediar explicación alguna, mientras las empresas continúan sus explotaciones haciendo uso de este preciado elemento de vida,  sin que nadie les restrinja su uso y peor aun postulando a poner en nuestras costas la central termo eléctrica más grande de Sudamérica, como lo es el proyecto Castilla, para así desarrollar un número mayor de proyectos mineros, si consideramos que los proyectos mineros que se desarrollan en la actualidad no contratan trabajadores de la región, pues según ellos no están capacitados, Cuál es el beneficio de su presencia,  a demás de la contaminación y el aumento en la desertificación de nuestro territorio?.

Nuestra propuesta es clara, derecho a negociación colectiva a los trabajadores del sector público y que este derecho considere el costo real de la vida en cada región, como así también lo que la región produce sea devuelto a  su cuna de origen, para dar solución a los temas de salud, educación, condiciones de vida,  o sea que el crecimiento económico se convierta en desarrollo social.

El desarrollo social es totalmente posible, el Presidente dela Repúblicaa abierto el debate de la tributación a las empresas, este no puede quedar en debate, debe convertirse en ley que sea efectiva, obligatoria y que no sólo compense el deterioro que provocan las empresas, sino que proyecte la investigación para el futuro cuando nuestras riquezas, que no son renovables se acaben.

El anhelado desarrollo social sólo se podrá lograr, en nuestra región, con el fortalecimiento educacional en jardines infantiles, escuelas y liceos dependientes de los recursos estatales, con una proyección estratégica de nuestra  única universidad estatal, la cual debe ser el referente de la ciencia, tecnología  y educación desarrollando nuevos campos como el de la medicina que tanta falta nos hacen y sus campos históricos reforzarlos para que desde la academia superior nazca las ideas que darán fuerza al futuro de Atacama.

Sin lugar a dudas,  que la educación es factor transformador, más sin salud no hay desarrollo y es aquí donde la salud primaria, la que llega a la población en forma directa, debe ser potenciada con una visión seria y responsable de la prevención. En los casos de atención hospitalaria debemos contar con un hospital dotado de profesionales competentes que den cobertura integral a muchas enfermedades sin tener que mirar al centro del país o a otras regiones.

En fin, cuando hablamos de desarrollo social, vinculante a la justa tributación empresarial, para potenciar salud, educación, condiciones de vida, hablamos de trabajadores del sector público y estos a través de sus organizaciones sindicales emplazan al  gobierno, parlamentarios y autoridades políticas a recoger todos estos elementos que hoy entregamos, convertirlos en su agenda prioritaria y en conjunto avanzar a la superación de estas condiciones, injustamente extremas que viven los habitantes de la región de Atacama, por causa de un crecimiento económico que trae beneficio a unos pocos en desmedro de las grandes mayorías.

 

Descargar (PDF, Desconocido)

Descargar (PDF, Desconocido)

Descargar (PDF, Desconocido)

 

 

Leave A Response