La ley de pesca/ soberanía alimentaria

Publicado en Jul 18, 2012 - 9:44pm [2.142 lecturas] .

Katia Molina. Socióloga Encargada Ara Laboral de ICAL

Por Katia Molina

Los pescadores artesanales están luchando por defender su trabajo, han salido a la calle en los puertos y caletas del país  para resistir la llamada ley Longueira. Son 128.000 personas que  laboran para la pesca extractiva, de las que 86.132 son pescadores artesanales, de quienes a su vez dependen 5.000 empleos indirectos, pero ¿por qué nos debe importar esto?

¿Por qué debería importarnos que sólo 7 familias (Angelini, Sarkis, Stengel, Cifuentes, Jiménez, Izquierdo y Cruz) sean las beneficiadas por la Ley de pesca?,  si la desigualdad de nuestra sociedad da para mucho más.

Quizás nos interese saber que la Ley de pesca  permitirá que estos grupos económicos que controlan el 76% de la capacidad pesquera del país, exterminen  una de las actividades más antiguas del mundo, como es  la pesca artesanal, la constituyente del ser social de hombres y mujeres  del mar, vinculados con los pueblos originarios que desarrollaron su cultura en la pesca y recolección de mariscos, por cientos de años y que han alimentado con sus productos a generaciones de chilenos.

La pesca artesanal está en peligro de extinción y con ella estamos en peligro todos nosotros, el capitalismo está devorando nuestro mar, que en su expansión bárbara consume a los pescadores y devora la seguridad y soberanía alimentaria del pueblo de Chile, entendida esta como  “el derecho de los pueblos a alimentos nutritivos y culturalmente adecuados, accesibles, producidos en forma sostenible y ecológica, y su derecho a poder decidir su propio sistema alimentario y productivo”,  de esta forma, la ley de pesca está reñida con este concepto, pues su racionalidad es sólo la mercantilización de la fragilidad del ecosistema marino.

La Ley de Pesca tiene como interés fundamental el desarrollo de la pesca industrial,  que implica el arrastre de toneladas de peces para convertirlos en harina de pescado y  no contempla por cierto, el establecimiento de las 5 millas de  protección de la pesca artesanal, que es una de las peticiones que  los pescadores artesanales  han realizado. Lo que se discute es cómo se distribuye lo poco que es posible pescar, si es que se puede pescar, pues  especies, como el jurel,  casi no existen.

La ley de pesca  no puede ser entendida fuera del modelo de ”desarrollo” económico que opera en  la actualidad sin restricciones, que impacta  en la vida de los trabajadores/as, en el medio ambiente, que extrae nuestros recursos naturales, sin considerar su carácter no renovable, porque en su afán de expansión, todo lo que toca lo vuelve mercancía.

Es necesario comenzar a pensar un país que supere estas perspectivas miopes, pensar en el futuro significa  complejizar  nuestra realidad, donde el  trabajo esté ligado a los ecosistemas y no sólo a su super-explotación.

Los pescadores artesanales están resistiendo la  ley Longueira, antes que la Reconversión laboral sea su única salida y nosotros nos quedamos nuevamente sin nada.

 

1 Comment so far. Feel free to join this conversation.

  1. Sociologia Voladora 15 agosto, 2012 at 20:42 - Reply

    A propósito de las re-conversiones legales estamos imbuidos, como sociedad chilena, en el debate de las modificaciones al código laboral, donde se repite la misma lógica que ha venido ocurriendo durante estos 22 años de democracia: cambiar lo justo, maquillar los papeles coercitivos del capitalismo en su fase neo-liberal para que se vea lindo y dejar la médula del debate en el silencio.
    si me lo preguntan el código laboral es imposible que esté en beneficio de la clase trabajadora, incluso su modificación completa para lograr “avances” para el trabajador, es decir la construcción de un nuevo código es una ilusiono puesto que la matriz de este código esta dada por la constitución política del 80, si no se cambia esta, sera imposible que no solo la pesca, sino todo  los sectores productivos, de comercio y servicios se vean devastados por un modelo social, político y económico que devora poco a poco el mundo entero

Leave A Response