El imperativo del PC para incidir en el contexto presidencial.

Publicado en Jul 23, 2012 - 4:40pm [2.040 lecturas] .

Por Carlos Arrué. Abogado. Encargado del Programa Legislativo de ICAL.

Las complejidades de la dinámica política obligan a una lectura permanente de la realidad y una actualización de las posiciones tomando como marco de referencia los postulados teóricos y como medida de la acción, la realidad práctica.

Es así como hay una constante que no deja de llamar la atención que es el impacto de la candidatura presidencial de Michelle Bachelet en las opciones políticas de la oposición.

Para la Concertación este impacto está determinado por la lógica de recuperar el poder. Un sector importante de ella quiere inspirar ese futuro gobierno con una lógica de transformación cuyos límites son aún difusos, pero que se orientan por una apreciación crítica. El problema de esta opción es su pasado y por ende, al menos por ahora, debe lidiar con las desconfianzas.

En tanto, otro sector, el eje PS-DC, se nueve más por la lógica de recuperar el poder y menos por su sentido de transformación. Esto abre una duda en torno al rumbo estratégico de ese futuro gobierno, que será resuelto en la medida en que cada identidad se fortalece o debilita. Esto explica la tensión que genera al interior de la Concertación el rol del PC y la incidencia que este último partido logra.

Lo anterior está determinado en gran medida por el propio PC y por el movimiento social, donde dicho partido tiene realmente sus fichas. Visto en frío, ambos factores están fuera de la Concertación lo cual reafirma la convicción de muchos dentro de ella en torno a afianzar sus lazos con quienes están fuera, incluyendo el PRO.

Para el PC la lógica de recuperación del poder es inexistente porque no lo ha tenido. En cambio, la de transformación ha sido su relato construido en torno a la necesidad de derribar el modelo neo liberal y sustuitrlo por uno con Estado fuerte, economía mixta, democracia pluri partidista y nueva Constituición. Los cambios en los países vecinos avalan su tesis. Sin embargo, para transformar la sociedad, hay que acceder al poder y esta lógica sustituye la de recupración, pero cumple una función parecida. Pragmatiza la politica y esto funciona de este modo para cualquier fuerza politica que pretende hacerse del poder político, resultando en un abandono de posiciones testimoniales, por decirlo así.

El problema para el PC -no es secreto y muchos sacan partido de ello- es avanzar con su politica sumando a ella personas y multitudes, equilibrando por una parte, la mirada de transformación, haciéndola una realidad accesible y creíble con, por otra parte, evitar que el avance de su politica sea – en la resta para la suma – un avance de la politica de otros, lo cual implica dosis importantes de pragmatismo.

En tal sentido resulta pertinente hacer un repaso resumido. En él constataríamos que la critica implacable al neoliberalismo, que ha sido su sello -la cual hoy muchos comparten y está en el fondo del giro a la izquierda de esos mismos-, es un factor relevante a su favor, un patrimonio que debe saber conservar en aras de la lógica de la transformación. En segundo lugar, su legitimidad social es el otro factor determinante a su favor, contribuyendo a que la transformación sea posible y creíble toda vez que dentro de los partidos politicos es casi el único que tiene dirigentes que pueden pararse en cualquier lado sin miedo a ser repudiados.

Su debilidad en cambio, es la fortaleza de los “progresistas” de la Concertación. Su poca influencia en las ideas que mueven las instituciones y las políticas públicas, hoy producto de sus posiciones muchas veces testimoniales, se refleja en que nadie le pregunta al PC que opina sobre transporte, pesca, minería, regionalización, agricultura, etc, casi todo, con las honrosas excepciones de educación y salud y en menor medida  desarrollo local, participación y derechos laborales. No es que no tenga opinión, es que esa opinión carece de efecto y, en consecuencia, sus ideas tienen limitada incidencia.

Para enfrentar adecuadamente el periodo que viene, en particular por lo señalado al inicio sobre el impacto de la candidatura de Bachelet, debe realizar una valoración politica objetiva de cómo conjugar las dos lógicas. En este sentido, en lo inmediato al menos, debe avanzar más en la lógica de acceso, y para hacerlo no lo puede hacer sólo con la lógica de la transformación por el efecto testimonial que dicha lógica crea. El PC debe buscar incidir, debe anticipar este nuevo vacío histórico, sin olvidarse del anterior, y así lograr influenciar con sus ideas, las políticas públicas, los programas políticos y los programas presidenciales. Dicho de otro modo, es imperativo influenciar con sus ideas los debates que hoy se dan, porque la forma de transformar es incidiendo, de lo contrario, sólo se satisface un mandato auto invocado que no cambiará la Historia.

Por ello, simultáneamente debe hacer sentir el peso social y político de su pensamiento en el mundo social. En esta dirección resulta importante instalar, muy pronto, un mecanismo de definición de candidatos presidenciales de la izquierda y plantear, cuanto antes, su intención de competir a riesgo de quedar relegado por la futura irrupción de Bachelet.

Si esto no ocurre, es altamente probable que en los próximos meses, su discurso politico comience a ser influenciado – mas de la cuenta al menos – por las ideas de sus nuevos aliados que poseen mucho mas práctica acumulada, lo cual luego se podría traducir en un apoyo anticipado a la candidatura de Bachelet y, con ello, neutralizar la posibilidad de construcción programática propia y compartida.

En este contexto, el encuentro programático de la oposición, aplazado por solicitud del PC, es una señal en dicha dirección, pero deben venir más, de lo contrario, el riesgo de ser anulada como opción de transformación democrática es factible y esta situación tendría un efecto estratégico para dicho partido dejando un espacio que muchos apetecen.

2 Comments so far. Feel free to join this conversation.

  1. Ivanar14 23 Julio, 2012 at 20:50 - Reply

    me parece muy interesante  el analisis, aun cuando discrepo que la forma de incidir a la hora de hacer politicas como la de pesca y otras que menciona el autor, creo que la mayor incidencia es posible a traves de los propios involucrados, es decir los trabajadores organizados, en los cuales el pc si tiene presencia y a la hora de la movilizacion se constituyen en factro que pesa y puede pesar mas en las decisiones que se adopten por la institucionalidad, lo que no quita que se continue en la disputa por el poder a traves de la cosa electoral, pero indsistiendo en la conformacion de la gran mayoria politico-social, que puede ser factor de transformacion concreta. Por otra parte no creo que comno partido se pierda ante las definiciones que sectores de la concerta tomen, sobre todo porque la politica del pc es muy contundente en su definicion antineoliberal y todos lo tienen clarito.

  2. Celula Fernando Santiago Agurt 19 Agosto, 2012 at 0:40 - Reply

    El problema pasa también,por escuchar a las bases del partido de parte de la dirección y en eso Camila y la jota se han adelantado al partido desde el punto de vista más confrontacional con este sistema.No se podrá tener incidencia si solo se preocupan de las cosas macro del pais y no las micros ,que atañen también lo poblacional y que es dónde esta la mayoría trabajadora,la que muy pocos están sindicalizados y por lo tanto alejados de la organización.
      O sea,hacer política desde abajo,volver al centralismo demócratico,retomar a Lenin,Recabarren,Marx,Engels y así volver a tener un partido de clase y por ende conocedores de los problemas de la gente.

Leave A Response