Nueva crisis democrática en Latinoamérica

Publicado en Jun 26, 2012 - 8:00pm [1.509 lecturas] .

El pasado viernes 15 el enfrentamiento entre policías y campesinos, que tenía como fin desalojar a los lugareños que tenían tomada una hacienda de la ciudad de Curuguaty en demanda de tierras para trabajar y subsistir, y que dejó como saldo 17 fallecidos: 11 labriegos y 6 efectivos policiales, fue la excusa que necesitaban los parlamentarios de oposición para iniciar el proceso de juicio político en contra del ya destituido Presidente paraguayo, Fernando Lugo, por mal desempeño de sus funciones y de llevar la nación al caos.

En medio de protestas de simpatizantes del Mandatario y críticas de la comunidad internacional sobre irregularidades en el procedimiento, el Senado del país mediterráneo aprobó la destitución de Lugo, en menos de 24 horas, por una mayoría de 53 votos a favor y 4 en contra, declarándolo “culpable” de mal desempeño en sus funciones.

La moción no sólo fue aprobada por los partidos opositores de centroderecha, si no que también incluyó a exiliados de Lugo que se deslindaron de seguir apoyándolo. “Se declara culpable al acusado Fernando Lugo Méndez, y por lo tanto queda separado de pleno derecho de su cargo”, dijo Jorge Oviedo, presidente del Congreso, tras al finalizar el juicio político.

El médico Federico Franco, vicepresidente de Paraguay y militante del oficialista Partido Liberal Radical Auténtico, asumió la presidencia hasta agosto de 2013, fecha en la cual Lugo debería haber terminado su periodo como Mandatario.

El Ejecutivo consideró irregular el juicio político, especialmente porque no se le otorgó más de 24 horas para preparar su defensa., a pesar de que el senador oficialista Carlos Filizzola pidió 3 días para que el Lugo se presentase ante el Senado. Mas, el equipo defensor del Presidente electo democráticamente -conformado por los abogados Adolfo Ferreiro, Emilio Camacho y Enrique García-  sólo tuvo 2 horas para ejercer la defensa de Lugo.

Las elecciones de 2008, convirtieron a Lugo en el primer presidente de Paraguay que rompió con la hegemonía de seis décadas del conservador Partido Colorado, en un período que incluye los 35 años del gobierno militar de Alfredo Stroessner. Lugo quien buscaba atender la pobreza y la desigualdad, no llevó a cabo una profunda reforma agraria en su país.

Tras su rápida destitución, el ex obispo calificó la iniciativa como un “golpe de Estado exprés”, afirmando que la decisión no es en su contra sino contra la democracia.

“Hoy no es Fernando Lugo el que recibe un golpe. No es Fernando Lugo el que es destituido, es la historia paraguaya, su democracia, la que ha sido herida profundamente, en la que han sido transgredidos todos los principios de la defensa, de manera cobarde, alevosa y espero que sus ejecutores tengan presente la gravedad de sus hechos”, dijo. Además de recalcar que él no responde a clases políticas, a la mafia, ni al narcotráfico.

Por otra parte, el ahora Presidente Federico Franco, ya está formando su gabinete y pidió a los Mandatarios de Argentina, Brasil y Uruguay, socios del Mercosur, que entiendan la situación de su país, luego de la destitución de su antecesor, Fernando Lugo.

Además, la Unión Industrial Paraguaya (UIP) respaldó en los últimos días a la administración de Franco, confiando en que “se va a poner a personas idóneas en los cargos y ganar así la confianza de todos los inversores”, mientras que la Federación, la Industria y el Comercio (Freprinco) dijo respetar “todo lo que se dé con la Constitución”, aunque aclaró que seguirán de cerca el desarrollo de la crisis.

En la región, Evo Morales, afirmó que “Bolivia no reconocerá un gobierno que no surja de las urnas y el mandato del pueblo”, rechazando tajantemente la destitución de Lugo, sumándose a la posición manifestada por sus pares de Ecuador, Rafael Correa, y de Venezuela, Hugo Chávez.

En cuanto a  Chile, la posición inicial en cuanto a las relaciones es no apoyar una definición que signifique un castigo económico y evalúa efectos de cláusula democrática, a pesar de que la oposición pide al ejecutivo que endurezca su relación con Paraguay. Posición que comparte el Presidente de Uruguay, José Mujica, debido a las repercusiones que podrían afectar a la población.

El canciller Alfredo Moreno precisó que “En lo que corresponde a Chile, nosotros consideramos que no deben aplicarse sanciones que puedan significar un daño a la población. Paraguay es uno de los países más pobres del continente y pensamos que las medidas que se tomen deben ser de naturaleza política”Jorge Pizarro, senador DC y miembro de la comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara Alta, pidió al Gobierno una actitud “más proactiva” frente a lo que calificó como un “golpe institucional” contra el Presidente de Paraguay, Fernando Lugo.

Para este viernes estaba fijada una reunión  del Mercado Común del Sur (Mercosur). Pero, ante el contexto que atraviesa la región, los presidentes de los países integrantes la postergaron convocando en su reemplazo una cumbre de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) con el objetivo de analizar el escenario por el que atraviesa Paraguay tras la destitución de su Presidente, Fernando Lugo el pasado viernes 22, que no ha estado exento de represión contra manifestaciones populares, clausura de los medios de comunicación públicos y censura contra todos aquellos que se han pronunciado contra de ésta destitución ilegítima.

 

Leave A Response