Freirina: agudas relaciones entre empresas, personas y medio ambiente.

Publicado en may 22, 2012 - 7:37pm [2.400 lecturas] .

¿Cómo reaccionaría usted si sus hijos deben ser evacuados del colegio con nauseas y vómitos, debido a lo insoportable que se ha vuelto el olor  proveniente de una faenadora de cerdos aledaña?

El pasado miércoles 16, los alumnos de la Escuela Emilia Shawaber vivieron la situación descrita previamente. Mas, este caso es sólo un ejemplo de lo que han estado soportando a diario los habitantes de Freirina.

Desde septiembre del año pasado deben sortear los embates de la faenadora de cerdos perteneciente a la Empresa Agrosuper ubicada en esa comuna de la Región de Atacama. Durante este periodo de ocho meses se han organizado de diferentes maneras, que han ido cambiando su forma operativa, ante la indiferencia de las autoridades de la zona.

“Hemos hecho infinidad de asambleas, y antes de eso múltiples cacerolazos, espontáneos y no espontáneos, actos artísticos en colegios y jardines infantiles, funas, declaraciones en la radio, intentos infructuosos de que nos ayudaran a difundir nuestro martirio diario mandando mails y tweets a EstoNoTieneNombre o Mauricio Bustamante, hasta Florcita Motuda o incluso nuestro propio Alcalde. Y nada. Después, cuando ya no te pescan, viene la creatividad y las manifestaciones: carnaval en defensa del agua, con marionetas y multitudinaria asistencia, asamblea abierta en la plaza de armas, música, churrascas, mate, cacerolazos parados en la puerta de la casa, después cacerolazos en la plaza, después cacerolazos marchando… hasta que claro , por fin vino la Intendenta Matas a prometer cosas, y a las semanas vinieron los seremis y el gobernador a prometer más cosas, porque claro, ellos nos “entendían perfectamente”. Y nada. Todos los santos días olor a caca .Y eso que yo vivo donde menos arrecian los olores. Pero les recuerdo que hay gente que vive al lado de la planta”

Lo que más les duele a los freirinenses, más que la indiferencia ante su situación, es la crítica de la ciudadanía a lo largo de Chile generada por la quema de vehículos de las Fuerzas Especiales de Carabineros, específicamente un zorrillo y un guanaco, en el marco de los cortes de camino, últimas jornadas de manifestaciones y las más mediáticas, que dieron a conocer la realidad que están viviendo en Freirina hace ya bastante tiempo.

Quizás si la paciencia de los vecinos de la comuna no se estuviese acabando, todavía no sabríamos de las putrefactas condiciones de vida a las que están sometidos, y lo más importante, la fiscalización ineficiente por parte de las entidades estatales.

En junio de 2006 la empresa Agrosuper fue sancionada por la Corema Metropolitana con la multa máxima de 500 UTM por incumplimientos de los proyectos denominados “Grupo de Engorda Cerdos La Noria” y “Modificación Sector engorda a Destete, venta Plantel de Cerdos La Noria”, ambos en la comuna de San Pedro de Melipilla.

En mayo de 2007 nuevamente son sancionados por una serie de anomalías encontradas en la fiscalización realizada por la Superintendencia de Servicios Sanitarios, el Servicio Agrícola y Ganadero y la Seremi de Salud, al proyecto denominado “Sistema de Tratamiento Aeróbico de Purines de Cerdo y Tres Nuevos Planteles Destete Venta en sector La Manga”, en la misma comuna sancionada anteriormente

Paradójicamente durante el mismo mes es premiada por los empresarios con el premio ICARE a la mejor Empresa del país.

Pero Agrosuper no sólo ha sido sancionada por incumplimiento de las medidas preventivas de impacto medioambiental, sino también por falta a los derechos de los trabajadores y a las libertades sindicales. Durante el 2006 acumuló multas de violaciones a la legislación laboral por más de 77 millones de pesos debido, entre otros: efectuar deducciones indebidas de las remuneraciones, no otorgar a lo menos un domingo de descanso al mes, excesos de jornadas de trabajo, no pago de horas extraordinarias, prácticas antisindicales e impedimento a la fiscalización a la empresa por parte de los organismos de trabajo y no comparecer a las citaciones de la Dirección del Trabajo.

El proyecto instalado en Freirina debía contar con los más altos estándares de tratamiento de desechos, mas la realidad está muy lejos de esas exigencias sanitarias.A pesar del cierre temporal de la planta, lo que se necesitan son soluciones concretas y sostenibles en el tiempo.

El conflicto político, social y medio ambiental que sucede en Freirina, al igual que en todas las plantas que no cumplen con los requisitos de protección medio ambiental,  apunta a institucionalidad débil, ya que no es posible que se conforme con el pago de multas sin un cambio en el funcionamiento en las plantas faenadoras en cuestión. Estas situaciones pasan a llevar profundamente los derechos de los hombres y mujeres que viven en las zonas contiguas, quienes  necesitan un ambiente digno y sano para desarrollar su vida, pero también de una empresa  para trabajar,  respetuosa de los derechos laborales y ambientales acordes a su productividad y ganancia.

1 Comment so far. Feel free to join this conversation.

  1. Hugoe Flores Flores 23 mayo, 2012 at 13:31 - Reply

    Se vé que vale ORO el Silencio político del Estado
    Hugo Flores

Leave A Response