De tongo a tumbos en un 21 de Mayo republicano.

Publicado en May 23, 2012 - 5:16pm [1.366 lecturas] .

Felipe Valenzuela. Sociólogo

Los chilenos han sido expuestos en estas últimas semanas a grandes presiones con los anuncios de terremotos en nuestro ya golpeado territorio, y las ocurrencias de movimientos sísmicos en toda la extensión del país, que aumentan un estado de nerviosismo en la sociedad sometida por los medios de comunicación masivos. Son estos mismos medios que en la última semana trasmitieron los tongos de turno para preparar el espectáculo del 21 de Mayo.

Mencionaré los más importantes tongos desde el punto de vista de la difusión.

El primero. Los cobros que hacen los centros comerciales por el uso de los baños y los estacionamientos a los usuarios de esos servicios, es decir a las personas que concurren a consumir. En realidad para un extranjero que haya estado esa semana por primera vez en nuestro país resultaría impactante  ver todo tipo de personajes refiriéndose al tema, incluyendo  a un ministro de Estado y la cantidad de tiempo que los canales de televisión, en una especie de cadena, dedicaron al tema.

El segundo tongo, sin ninguna duda corresponde a la pugna con publicidad de los parlamentarios de la “concertación” contra los parlamentarios oficialistas por el ataque orquestado de estos últimos a la Sra. Bachelett, por un video en que se demuestra la falta de liderazgo en la fatídica noche del terremoto y maremoto del 27 de Febrero del 2010. El mismo extranjero al ver los rostros circunspectos de los parlamentarios involucrados en la riña, reflexionaría respecto de lo serio que es este país, al tener este tipo de personas legislando para la sociedad.

Frente a estos tongos, examinemos cuales son los tumbos. Primero aclaremos que un tumbo está definido por el diccionario como: vaivén violento o desenvolverse con tropiezos y dificultades. Aclarado esto, podemos describir algunos de los tumbos de los chilenos que viven de un salario, relacionados con los tongos que sus protagonistas deben sortear:

La verdad es que el cobro por el uso de estacionamientos y baños carece absolutamente de importancia. Lo que realmente importa es que las personas que concurren a esos sitios quedan expuestas automáticamente a la usura que amparada en la ley, favorece desmesuradamente al capital y desampara completamente a las personas, como base de la sustentación del modelo económico.

La Superintendencia de Bancos e Instituciones  Financieras, publica los intereses que legalmente pueden cobrar los acreedores en nuestro país: Operaciones no reajustables en moneda nacional a 90 días o más, inferiores o iguales al equivalente de 200 unidades de fomento ($4.525.000 aprox.). Se puede cobrar un interés corriente de 34,26 % anual y la tasa máxima convencional vigente a la que pueden llegar los acreedores es de un 51,39 %. En el caso de que el crédito solicitado sea inferior o igual al equivalente de 5.000 unidades de fomento (113.125.000 pesos aprox.) y superiores al equivalente de 200 U F, entonces el interés corriente es de un 16,70 % anual y la tasa máxima que se puede cobrar es de un 25,05 %[1]. Como pueden ver con claridad, la forma de castigar al sector de menos ingresos es absolutamente desigual, y sobrepasa desmesuradamente la ley que los economistas sostienen al justificar una mayor tasa de interés cuando hay mayor riesgo. Es perfectamente posible sospechar que en los créditos que se otorgan en dinero o bienes a la gran mayoría de los chilenos -hay conciencia por parte del dueño del capital-,  las personas no pueden estar al día con el servicio de su deuda y, por lo tanto, con el apoyo de la legalidad, la utilidad financiera mediante un pago mínimo al mes es descomunal, “total la gente ya esta acostumbrada a vivir de tumbo en tumbo”.

La vida de la mayoría de los chilenos endeudados transcurre de tumbo en tumbo, porque sus salarios no son suficientes  para cubrir sus gastos, frente a un sistema que le niega la posibilidad de contar con salud y educación de calidad sin costo. Implica que,  quienes protagonizan los tongos, es decir los parlamentarios, al estar impedidos por la Constitución para proponer una alteración al sistema usurero imperante, corren el riesgo de que continuar en la  misma función.

Por otro lado, el tongo respecto de la Sra. Bachelett, nos muestra otra arista de las chilenas y chilenos que viven de tumbo en tumbo, constituido por la dura experiencia mantener a diario la dignidad. En ese caso la de los familiares de las víctimas del terremoto-maremoto  que finalmente se asimila a las formas de atropello a la que son sometidos los pobladores de lugares como Pelequén, La Greda en Puchuncaví o Freirina. Estos chilenos y probablemente muchos de otras regiones, son pasados a llevar por un sistema que basa su éxito en la usura legal y en la actividad económica de las grandes empresas nacionales y especialmente transnacionales completamente desregulada, o con regulaciones de carácter ambiental e impositivas hechas como “un traje a medida”, que permite la existencia de casos como el denunciado recientemente, mientras se difundían profusamente los tongos a los que me he referido y que tiene que ver con el pago de patente de una empresa de celulosa en Arauco, la que canceló “una patente de menos de 12 mil pesos… al año, y cancelado en dos cuotas. La Celulosa Arauco y Constitución pagó por el primer semestre 2012 la suma de 5.227 pesos, mientras que en 2011 se registran cifras de 5.134 y 5.464 pesos cada seis meses. Asimismo, en el segundo lapso de 2010, año del terremoto, la celulosa canceló 5.585 pesos de patente”[2]. Esto, en medio de entusiasmados anuncios como los del inicio del año 2011 en que la Odepa (Oficina de Estudios y Políticas Agrarias) declaraba: Las exportaciones de celulosa en Chile registraron el año pasado un aumento interanual del 20% a US$2.400 millones, mientras que las exportaciones totales del sector forestal subieron un 19% a US$4.300 millones[3].

Esta práctica también legal, de un pago exiguo de la patente comercial es muy utilizada especialmente en las grandes cadenas de Retail y supermercados, que por una situación relacionada con el “multirut”, declaran un capital propio que normalmente es muy inferior a las instalaciones y edificios donde funcionan.

A manera de final, cuando las voces del 21 republicano se hayan acallado, se iniciará la participación de la mayoría de parlamentarios en la participación de un nuevo tongo, relacionado con la discusión  del salario mínimo en que de acuerdo con el gobierno se argumentará la necesidad de no caer en populismos para  proteger nuestra exitosa economía.



[1] <www.sbif.cl>

[3]< www.americaeconomia.com>

Leave A Response