El otro concepto de seguridad ciudadana

Publicado en Mar 30, 2012 - 4:51pm [2.414 lecturas] .

Proyecto de seguridad ciudadana

En emotiva ceremonia se entregaron los certificados que acreditan la participación de un grupo de pobladores en los talleres de formación del proyecto “Prevención de la Violencia e intervención psicosocial con niños(as), adolescentes y sus familias” que un grupo de profesionales de ICAL acaba de terminar en las comunas de Lo Espejo, Recoleta y Santiago.

El proyecto, que contó con el financiamiento del 2% del Fondo Nacional de Desarrollo Regional, efectuó diversas actividades, como talleres de capacitación, acciones con la comunidad, promoción de derechos con niños y niñas, además de iniciativas culturales y recreativas para vecinos y vecinas.

Durante 7 meses se trabajó con las organizaciones sociales de los barrios capacitando a 500 personas, aproximadamente. Vecinos y vecinas fueron preparados como monitores comunitarios para la prevención de la violencia hacia niños y niñas, de las poblaciones Santa Adriana, en Lo Espejo, Ángela Davis de Recoleta, y el barrio San Vicente de Santiago.

Las iniciativas tuvieron una masiva participación de los integrantes de las organizaciones del sector, quienes trabajaron apoyando el proyecto y abriendo los espacios comunitarios y de acercamiento a la comunidad.

La coordinadora del proyecto ejecutado por ICAL, la psicóloga Daniela Rivas, reseñó que el tema sobre seguridad ciudadana “atraviesa los discursos sociales de los barrios en cuestión y más aún, a toda la sociedad. Sin embargo, lo que más se constata, son los sentimientos de inseguridad y temor con que vive la gente, lo que finalmente desintegra los vínculos entre las personas, pues en todas las relaciones está a la base la desconfianza hacia un otro u otra”.

En opinión de la profesional “es fundamental re-construir los lazos solidarios, los vínculos entre vecinos y vecinas, pues al vivir en un entorno común, hay espacios, vivencias e historias que los identifican, lo cual debe ser fortalecido, como forma de enfrentar la inseguridad ciudadana y mejorar la calidad de vida de las personas”.

En cuanto a la importancia del proyecto para las personas remarcó que un proyecto de este tipo que destaca a los niños y niñas como sujetos(as) principales, “apunta al objetivo de fortalecer a la comunidad y sus relaciones, en el sentido, que la misma comunidad sea capaz de poner como tema central el reconocimiento de los derechos desde la cuna. Como forma de vivir una sociedad segura, en donde los seres humanos podamos potenciarnos en nuestras capacidades”.

Lo que adquiere mayor importancia en la sociedad neoliberal, en que “las personas no estamos al centro del interés, por lo tanto los derechos no están garantizados, sino más bien, el interés de entendernos como consumidores(as)”

En su opinión desde esta lógica “se construye el gran negocio que significa el tema de la seguridad ciudadana, en donde las personas van comprando esa sensación de seguridad, por medio de rejas, de guardias privados, de abandonar el espacio público, entre otros”.

“Las personas no se sienten respetadas, sienten que las instituciones no responden a sus necesidades y demandas, lo que acrecienta el sentimiento se inseguridad entre la población. Por lo cual, nos parece necesario que exista un cuestionamiento por parte de los(as) ciudadanos(as), que reflexionemos sobre cuáles son las situaciones que generan este sentimiento de inseguridad en las personas y sociedad, porque quizá nos daríamos cuenta, que no son precisamente los hechos llamados delictivos e ilícitos lo que la promueve esta sensación, sino más bien,  la crisis que viven diversas instituciones del país”.

El proyecto termina con un saldo positivo para los promotores de la idea, básicamente por la conformidad que la comunidad manifestó con el trabajo realizado. Incluso, ellos señalaron a los organizadores “la necesidad de darle continuidad este tipo de instancias con financiamiento del Estado”. Para Daniela Rivas dicha demanda impone “tremendo desafío para el país de construir políticas públicas integrales, con permanencia en el tiempo y con financiamiento asegurado, con el fin de ir solucionando los problemas sociales del país pero desde sus dimensiones económicas-políticas-culturales”.

Leave A Response