Programa Legislativo ICAL asesora a diputado Lautaro Carmona en temas de pobreza.

Publicado en Ene 4, 2012 - 6:38pm [2.672 lecturas] .

Diputado Lautaro Carmona

2012 será el año en que el gobierno de Piñera verá coronada su iniciativa de convertir el Ingreso Ético Familiar en ley de la República. El proyecto, que ingresó a tramitación legislativa en la Cámara de Diputados en octubre de 2011, el 3 de enero ya terminó su primer trámite constitucional.

Luego de que en su debate sortee todas las instancias parlamentarias, esta nueva norma se podrá sumar al proyecto estrella del ejecutivo que creó el Ministerio de Desarrollo Social, y que vino a reemplazar las funciones del antiguo Mideplan. El tema de la superación de la pobreza, que fue eje de la campaña presidencial pasada, bien podría convertirse en el factor que Piñera espera para revertir su baja en las encuestas.

Para apreciar en detalle los alcances de ambos proyectos gubernamentales, del Ministerio de Desarrollo Social e Ingreso Ético Familiar, el Programa de Asesoría Legislativa de ICAL elaboró para el diputado del Partido Comunista, Lautaro Carmona, un conjunto de minutas que clarifican el sentido de dicha institucionalidad, que en esencia no transforman lo que ya existe.

Una de las principales conclusiones a que arriba esta asesoría profesional, encabezada por el Asistente Social Claudio Rodríguez, señala que en las nuevas normas orientadas a eliminar el flagelo de la pobreza en nuestro país, predomina un criterio tecnicista de tipo asistencialista, que profundiza la lógica subsidiaria y de focalización propia de la política social neoliberal.

De acuerdo a lo que afirma el profesional, existe consenso en la oposición que este gobierno de derecha le está pegando un giro a estas políticas sociales de Protección Social que se implementaron –básicamente- en los últimos dos gobiernos de la Concertación.

El giro estaría dado por un cambio de enfoque desde políticas de derechos hacia uno de sociedad de oportunidades de tipo individual. Es decir, para este gobierno la pobreza no tiene causa en factores estructurales de desigualdad social.

En tal sentido, la asesoría recibida por el diputado Carmona establece que la institucionalidad propuesta, al no abordar cambios o reformas que modifiquen el modelo, no resolverá el tema de la pobreza en Chile.

Sostiene Claudio Rodríguez en uno de los informes, que con el actual modelo neoliberal, “la pobreza dura no tiene solución, por lo que requiere de una concepción distinta del rol del Estado y de una institucionalidad con mayor peso político y atribuciones financieras y técnicas en dicha materia”.

Ingreso Ético Familiar

En cuanto al proyecto que crea el Ingreso Ético Familiar, el profesional precisa que se trata de una transferencia directa (bonos) condicionada a la obtención de un empleo, y dirigida a las familias indigentes con el fin de que superen nominalmente su condición de extrema pobreza.

“Estamos hablando de un beneficio al que eventualmente podrían acceder alrededor de 170.000 familias en estado de indigencia, que equivale al 3% de los hogares chilenos”, precisa Rodríguez de ICAL.

Entonces, este proyecto, al igual que el MDS, sigue siendo un subsidio de carácter eminentemente asistencial, que además no se entrega como un derecho de lo sujetos, sino que de la familia, lo cual exime al Estado de su rol de garante de la provisión de esos derechos.

En el caso particular de lo que señala la ley del IEF, los bonos que una familia adquiriría para aumentar su ingreso lo sacarán de la indigencia, pero no de la pobreza.

En opinión del investigador de ICAL, lo que se está proponiendo en este informe de asesoría es “aumentar el gasto social en la materia, con políticas que tiendan a la universalización de derechos sociales, que abarquen al 20% de chilenos en condición de pobreza”.

Del mismo modo, que el Estado promueva la generación de empleos dignos que fortalezcan el ingreso autónomo de la familia, “que es el debate de fondo que se invisibiliza con la generación de este programa”, concluye Claudio Rodríguez.

Leave A Response