Ofensiva de las Derechas en el Cono Sur.

Publicado en Ago 1, 2011 - 5:56pm [1.392 lecturas] .

Presentación libro

Comentario del libro “ofensiva de las Derechas en el Cono Sur”.

Por Marcos Barraza

Director de ICAL

La coyuntura como nunca nos define de forma dramática, no abordarla en esta intervención sería un error de análisis y una pérdida de oportunidad frente a la presencia de invitados-expositores a este seminario sobre Estrategias de Dominación en el Cono Sur. La cuestión central que guía esta reflexión es que se requiere, por parte de la Izquierda, de nuevas lecturas cada vez más finas y oportunas a las circunstancias sociales que se van configurando.

El despertar social-político de Chile, observado en las masivas y múltiples movilizaciones sociales del último periodo, es una evidencia de como la sociedad comienza a salir del prolongado letargo e inhibición de años de pasividad frente al avance de un modo de vida en el que la desigualdad y la injusticia se impone en la misma proporción que la indiferencia social.

La agenda política ya no es definida exclusivamente por las clases dominantes. Las demandas por transformaciones estructurales de las desigualdades del orden vigente, apuntando por ejemplo a un nuevo código laboral, a una educación y salud pública de calidad o a la existencia de una nueva Constitución, dejan de ser exigencias sectoriales y se convierten aspiraciones de amplios sectores sociales.

Explosiones colectivas de carácter espontáneo, como las del día de ayer, por la existencia de un transporte colectivo digno y accesible de parte de usuarios, en este caso trabajadoras de casa particular y obreros de la construcción, representa la evidencia de una subjetividad colectiva y de un malestar social que se orienta al empoderamiento de su propia realidad.

Parece ser que el arribo de la derecha chilena, con Piñera a la plenitud del poder político, lejos de consolidar la hegemonía de la clase dominante, activa en el conjunto de la sociedad distancia y rechazo social hacia una institucionalidad política y económica, y cada vez más cultural, que progresivamente se percibe como insatisfactoria y dañina para las mayorías sociales.

Para algunos, los que se esfuerzan por defender la institucionalidad en curso y la dominación de las mayorías, las protestas sociales y políticas del último periodo representan eventos que deben ser abordados con más gestión, mejores formas y revitalización de consensos. Para los que entendemos la conflictividad en curso, como la expresión de procesos sociales de larga data, visualizamos el momento político como una creciente acumulación de fuerzas y de reordenamiento político.

Entender los procesos sociales que cursan en Chile y América, tanto en la noción de izquierda como de derecha, requiere de amplitud en los tipos de conocimientos y epistemologías desde donde se abordan. Disposición a revisar con sentido crítico nuestro propio accionar y voluntad para integrar miradas muchas veces observadas como divergentes o paralelas, en rigor la mayor de las veces complementarias, debe ser una constante en este periodo de rearticulación.

Por ello, los reduccionismos y las generalizaciones en el debate, por ejemplo en temáticas como las derechas y su incidencia social no facilitan una comprensión y abordaje integral. Indagar en los conceptos de derecha política, de derecha económica y de la derecha cultural, de la articulación y del peso de éstas en el conjunto de la sociedad, debe ser objeto de estudio necesario si se quiere comprender de forma asertiva el camino de las alternativas al neoliberalismo imperante.

En este sentido, el texto que se presenta abre un camino importante y esperamos que muy incidente para un análisis más acabado.

El estudio de las derechas no es sólo un problema Académico. Una perspectiva así de exclusiva, siendo incompleta, carece de la totalidad de elementos de análisis para un constructo que busca definir la dominación y la exclusión social. En la perspectiva de las resistencias experienciales y la mirada socio-política de diversos actores en lucha, resulta clave para entender y proyectar estrategias contra-hegemónicas.

Dicho lo anterior, el texto que toca presentar constituye una valiosa contribución que introduce al debate sobre la dominación y las formas en que ésta se manifiesta desde las clases dominantes, en las plurales y diversas realidades latinoamericanas, donde la búsqueda de denominadores comunes aparentemente puede resultar sencillo, pero en rigor demanda mucha abstracción.

Pero, antes de adentrarse en la presentación propiamente tal, dos consideraciones. La primera de ellas, la reflexión propuesta es realizada desde la perspectiva de un Instituto como es ICAL, que realiza intervenciones e investigaciones con énfasis socio-político. La segunda consideración, de orden personal, es que las proposiciones efectuadas están mediadas por la formación ecléctica en psicología de quien suscribe.

Así, una pregunta, abordada centralmente por el articulo de Atilio Boron, pero que se presenta de forma latente y no siempre manifiesta en casi todas las reflexiones, es si la noción de Derecha es un concepto definible y abordable en base a rasgos distintivos y característicos, más allá de la constatación de ejercer dominación en beneficio de unos pocos y en desmedro de muchos.

Cierto es que las taxonomías forzadas y las miradas escoláticas en la reflexión desde las izquierdas para abordar conflictos de clase y procesos sociales, repercutieron por mucho tiempo de forma negativa a mecanizar los análisis y errar en los pasos para la lucha social. Empero, contar con una definición compartida pudiese ser, por obvio que parezca, una conceptualización necesaria en tiempos en los que el relativismo y las miradas post- modernistas se imponen, fragmentando realidades sociales y el sentido colectivo de las acciones.

Para muchos, en investigación, conceptos como evolución y etapas de desarrollo en ciencias sociales parecen ser inadecuados, toda vez que limitan la perspectiva subjetiva y el aprendizaje social que conllevan los procesos. Por ello, en el plano de los conceptos, quizás hablar de trayectorias y rasgos, especialmente cuando identificamos a la derecha, puede resultar útil para entender un fenómeno por definición multi-variable.

Dificulta para la comprensión de las dimensionas teóricas y culturales de la derecha, el no reconocimiento del acumulado teórico de la misma, especialmente cuando ésta presenta importantes grados de validación en términos de práctica social, aceptación cultural e ideológica que trascienden con creces a la elite que ejerce dominación.

Lo anterior, fundamentado a su vez, como los artículos bien lo reflejan, en la evidente capacidad, plasticidad y recursos de supervivencia y adaptabilidad que presenta la derecha para reinventarse, articularse en múltiples formas de dominación y control que le otorgan un re-configuración de su fisonomía constante y mutante. Es decir, la derecha siempre puede presentarse con una nueva forma, e incluso con un aparente nuevo fondo.

La derecha se nutre, se expresa y crece en muchas expresiones, en el militarismo, en la criminalización de la protesta social, en la punición esquizoide de la infracción y la delincuencia, en los nacionalismos excluyentes y las autonomías balcanizadas, en el narcotráfico, en las barras bravas de corte neo- fascista, en el racismo y supremacía cultural, en los neo-populismos y en el clientelismo, sólo por nombrar algunas.

Así, no asumir su acopio teórico, desde este punto de vista, encierra un peligro a la vez de una lógica regresiva desde la izquierda, que es desconocer su expresión real, y con ello, restringir las formas para enfrentarla sólo al ejercicio de la voluntad.

Pero, también se infiere de diferentes artículos de este texto, que cuando la derecha no se reinventa, deviene en retroceso y puede constituir avance desde la izquierda. Limitar entonces la incidencia de la derecha en sectores de izquierda y/o progresistas, supone un ejercicio táctico y estratégico que no sólo debe orientarse a consolidar posiciones, sino también al crecimiento de la base social.

Por lo mismo, la otredad o el opuesto, es un concepto que se encuentra presente en la mayoría de los artículos, para definir lo propio en función de lo ajeno. Parece ser una característica central que para indagar en el fenómeno de la dominación de derecha, se deba abordar lo distintivo que debe ser la izquierda, máxime cuando posiciones de derecha constituyen una sensibilidad política siempre presente que logra incluirse y permear, como la historia reciente lo demuestra, y a veces con mucha facilidad, en proyectos que se originan con grandes expectativas sociales que rápidamente son frustradas y desechadas.

De mucho valor político resulta la caracterización del proceso boliviano de emancipación social, proceso en el que se aprecia que no obstante la obtención del poder político por las clases dominadas, el poder económico y la transformación de las estructuras mentales representa una dificultad y un desafío gigantesco, en el que el propio movimiento social y político corre el riesgo de asimilarse al posibilismo y al conformismo.

Pero, el crecimiento de la derecha, también se expresaría en la tendencia desarrollista de los gobiernos de izquierda y/o progresistas que buscan producir y satisfacer necesidades en base a parámetros de consumos del capitalismo. Visto así, el germen de la derecha también se encuentra en las estrategias de crecimiento de la izquierda que no logra distinguirse del principio fundante de la producción capitalista.

 Pero, el texto comentado, con la complejidad de ser una formulación integrada a partir de múltiples miradas, no siempre presenta adecuada integración de elementos y enfoques epistemológicos, observándose en ocasiones, miradas en los hechos fragmentadas, que no logran dar plena mixtura a categorías de análisis asociadas al concepto de clases, con conceptulizaciones propias de la fenomenología, la identidad y la cultura.

Asimismo, las evidencias y los métodos para caracterizar los cambios societales y las derivas del electorado de las cuales se nutre la derecha resultan insuficientes. No se explicita el método, ni se manifiestan suficientes antecedentes para aseverar, confirmar, o descartar el crecimiento electoral de la derecha en Chile, en términos de incidir en nuevas capas sociales o mantener su clásica tradicional base social. Parece ser un debate inconcluso.

Por lo mismo, se requiere de una profundización que proporcione elementos suficientes para entender el incremento de la derecha en los sectores populares, más allá del enunciado en el que se integra y articula derecha con cultura e ideología. Parece necesario entonces, avanzar en el proceso investigativo de de-construir la mentalidad de los diferentes sectores sociales.

Es bueno preguntarse cómo la derecha y la dominación de dicha clase genera adhesión social, se extiende y valida en otras clases. Qué motiva e impulsa a determinados sectores sociales a desarraigarse de su condición de clase, a negar su origen social. Una pregunta respecto del sentido común que se elabora muy necesaria de responder.

Por lo mismo, una reflexión sobre las derechas y su crecimiento requiere indagar en el motor de las transformaciones y cambios para la igualdad, a saber, las trabajadoras y los trabajadores. La percepción de estos en tanto objeto de estudio particular, frente a las políticas de derecha resulta clave.

La ausencia de este análisis no permite comprender globalmente cómo quienes producen, esto es trabajadoras y trabajadores, muchas veces de forma activa adhieren a la dominación.

Asimismo, el impacto del militarismo en América Latina y del Mundo, de la política norteamericana, correlacionado en clave defensiva y reaccionaria a los avances de la izquierda, en si mismo constituye un aporte a la caracterización de las ofensivas y las contraofensivas. Sin embargo, cuando no es indagada la simbología de dichas acciones militares en la construcción social, en la conformación de las conciencias y estructuras mentales, se restringe el análisis, no aprovechando el contenido latente de dicha política en la simbología y significante social.

Por último, si bien el objeto de análisis del documento propuesto no es la Izquierda, pero en atención a las reiteradas alusiones y a la imposible desvinculación de la noción de derecha de su opuesto que es la izquierda, es dable preguntarse sobre las expectativas sociales de cambio no cumplidas en gobierno progresista y/o de izquierda.

La constitución de dichos gobiernos, a partir de entidades de base pluriclasistas suponen desde su origen procesos restringidos, donde los retrocesos y/o estancamientos son una constante. Más aún, cuando reconocemos que el poder y la mantención de éste, deviene muchas veces en un fin en si mismo, que tiende desde la noción de gobernabilidad, a desdibujar las estrategias y a alterar las motivaciones más nobles y justas, y las voluntades más inquebrantables.

En fin, este texto es ante todo una importante contribución para un debate que requiere reflexión continua y que demanda constante profundización, pero que exige a su vez, desde esta mirada, ante todo apertura e integración de saberes y experiencias.

Muchas gracias  

Presentación libro

Presentacion libro

Presentacion libro La Ofensiva de las derechas en el Cono Sur

Leave A Response