Impuesto a los combustibles.

Publicado en Abr 6, 2011 - 10:37am [3.456 lecturas] .

Pablo Chacón, Ingeniero Geomensor. Encargado Área Medioambiente

¿Por qué no pagar menos para que el Estado reciba más?.

“54 % de impuesto a los combustibles es demasiado para un país tan pequeño como el nuestro”. La frase, que releva el elevado monto que pagamos los chilenos por el uso del diesel, es del gerente general de ADICO Sydney Houston dicha en entrevista a ADN, hace un mes atrás.

El mismo Houston, en otra entrevista, en CNN-Chile de febrero de este año, remarcaba que este impuesto sólo lo paga el 20% de los chilenos y que “ninguna empresa naviera, aérea, o minera, lo hace en nuestro país, ninguna. Solamente pagamos el impuesto específico los que echamos bencina en las estaciones de servicio.”

Es conocida la opinión e ideas tributarias de este empresario, que junto con cuidar la perspectiva de su negocio, también empatiza -al menos coyunturalmente- con los intereses de grandes mayorías afectadas con este impuesto.

En su planteamiento, si las empresas mineras, navieras y aéreas, pagaran un peso por litro del impuesto específico, el resto de los ciudadanos comunes, que paga hoy más de setecientos pesos por litro, podría ahorrarse un significativo porcentaje de su ingreso. Además, el Estado de Chile recaudaría más para beneficio de todos los chilenos.

Preocupa que respecto al alza de los combustibles, y también del problema energético, la discusión pública, ya sea el debate parlamentario, las iniciativas del ejecutivo o los argumentos de la oposición, no den con lo sustantivo de estos asuntos de interés nacional.

Esta semana en Radio Cooperativa, el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, mostró la habilidad de un gobierno que no está dispuesto a discutir estructuralmente sobre las cargas tributarias y que, por otra parte, encubre el problema en el contexto mundial del petróleo y el mecanismo SIPCO.

Qué decir de la oposición Concertacionista, que se muestra incapaz de conducir el debate para bajar el impuesto específico y que, para peor, aprueba las últimas medidas sobre la materia.

El debate tributario es de interés público. Nos llega a todos. Porque la normativa sobre el impuesto específico establece tramos de devoluciones y de beneficios que configuran un sistema altamente regresivo y doblemente injusto.

Entonces, ¿Quién le responde a la ciudadanía muchas preguntas?

¿Por qué los automovilistas deben pagar un impuesto que representa el 54% del valor del litro (entre impuesto específico e IVA) si los mayores utilizadores de combustibles son las grandes empresas? ¿Por qué el fisco renuncia a recaudar un impuesto que en valores netos sería cuantioso de ser sistema único para ciudadanos y empresas? ¿No están esas empresas suficientemente subvencionadas ya, en razón de las enormes utilidades que perciben, incluso en momentos de crisis económicas?

2 Comments so far. Feel free to join this conversation.

  1. Nikotov 13 abril, 2011 at 4:10 - Reply

    Y si las empresas aéreas y navieras traspasan el impuesto a los consumidores al final lo pagaremos igual no?

    • Francisco Huanca 4 marzo, 2014 at 13:53 - Reply

      No si lo regula el estado, porque ese beneficio fue para salir de una crisis y hace rato que no estamos en una

Leave A Response